-

-

-

-

-

-

Una semana de reacomodamiento político tras la oficialización de la fórmula Fernández - Fernández

24 de mayo de 2019

A menos de un mes del cierre de listas, el inesperado anuncio de Cristina Kirchner el sábado pasado obligó a un inmediato reacomodamiento de todos los espacios políticos.

Cuando el presidente Mauricio Macri intentaba retomar el timón de la agenda política con sus más que devaluados 10 puntos de consenso, Cristina Kirchner pateó el tablero con un anuncio que nadie vio venir.

A una semana de la oficialización de la fórmula Fernández - Fernández, la ex mandataria cambió, al correrse del primer lugar de la fórmula, movió el eje de la discusión al interior de todas las fuerzas políticas y aceleró los tiempos de definiciones.

macri corrientes

Logró por ejemplo que el ex ministro de Economía Roberto Lavagna se apresurara a decir lo que venía evitando por todos los medios. "Soy candidato a la presidencia" aseguró finalmente luego de darle vueltas durante meses al anuncio.

Donde más se movió el avispero fue en la misma Casa Rosada. Y tanto se movió que no supieron cómo reaccionar a la noticia. Mientras algunos funcionarios salieron presurosos a asegurar que "Alberto Fernández es Cristina Kirchner" otros, con una estrategia diametralmente opuesta se apuraron a recordar las críticas que el propio Fernández, ya alejado del gobierno de Cristina, le hacía a quien hasta poco tiempo antes había sido su jefa política.

El desconcierto en el macrismo fue absoluto. Y cuando ya habían logrado desactivar el operativo clamor por el "Plan V" la posibilidad de reclamarle a Macri un renunciamiento histórico volvió a cobrar fuerza. Diego Santilli protagonizó en ese sentido el mejor de los ¿fallidos?.

Roberto Lavagna.jpg
Roberto Lavagna
Roberto Lavagna

Incluso el ministro del Interior Rogelio Frigerio flexibilizó la postura del gobierno y admitió ahora que Macri podría someter su pre candidatura a la compulsa interna en las PASO. Cada vez son más las voces al interior del radicalismo que reclaman mayor participación en la Alianza gobernante y la posibilidad de que la candidatura se defina en internas.

Tal fue el cisma que provocó al interior del gobierno la fórmula Fernández - Fernández que no falto incluso quien deslizara la posibilidad de que el oficialismo jugara con Macri, ya no como candidato a la presidencia sino directamente secundando a María Eugenia Vidal en la boleta.

Mientras Cambiemos busca su norte e intenta a pedido de la UCR ampliar su base de apoyo, aún cuando no quedan muchos sectores de donde sumar nuevas voluntades, la principal apuesta del macrismo, una Alternativa Federal fuerte que divida los votos del peronismo comienza a desmoronarse de manera casi irremediable.

Alberto Fernández.jpg
Alberto Fernández<br>
Alberto Fernández

Lavagna amagó con cerrarle las puertas a Alternativa Federal. Horas después se mostró con Miguel Ángel Pichetto y dijo que todas las opciones están abiertas. Sergio Massa, el pre candidato que más mide al interior de Alternativa Federal aparece cada vez más cerca de la dupla Fernández - Fernández. En algunos sectores incluso ya lo ubican dentro de ese sector ¿Buscará pelear la presidencia en las PASO o negociará ser el candidato a la gobernación bonaerense?

Juan Manuel Urtubey, el peronista más cercano al oficialismo, visitó la Casa Rosada y se fotografió con el Presidente. ¿Será la pata peronista que le permitirá a Cambiemos ampliar su base de consenso y relanzarse como un espacio renovado? ¿Sobrevivirá Alternativa Federal al cisma que causó el corrimiento de Cristina de la pre candidatura a la Presidencia?

Así planteado el escenario Lavagna podría quedar marginado a encabezar una muy módica tercera opción con el GEN y el socialismo santafesino como aliados.

massa.jpg

Por su parte Daniel Scioli sigue sosteniendo que será candidato a presidente. Tras la oficialización de la fórmula Fernández - Fernández ¿buscará disputar las PASO o intentará convertirse en el abanderado de Alternativa Federal?

Lo único cierto es que a menos de un mes del cierre de listas los tiempos y las definiciones se aceleraron. Bastó para ello que la ex presidenta despejara las dudas sobre su futuro y que lo que todos creían saber acerca del futuro más inmediato en la carrera hacia las presidenciales de derrumbara y hubiera que barajar y repartir de vuelta. Lejos del poder oficial, el timón de la agenda política parece seguir estando en el mismo lugar de siempre.

Temas