-

-

-

Ruth "la Chule" Bravo: "En Argentina hay chicas que van a entrenar sin comer"

Por: Luli Carossia
30 de mayo de 2019

La mediocampista de la Selección nacional y actual jugadora del CD Tacón español habló de sus inicios en el fútbol y marcó la notable diferencia entre el deporte en Argentina y en Europa.

En psicología, la resiliencia es la capacidad del ser humano de adaptarse de forma positiva a situaciones adversas. Sortear obstáculos, superarse. Un poco de esto y más marcó la carrera de Ruth Bravo, “la Chule” para sus íntimos y ahora para el mundo.

Con 27 años, la futbolista es una de las encargadas de defender el mediocampo de la Selección argentina que jugará el próximo Mundial de Francia (comienza el 7 de junio), aunque llegar no fue sencillo: desde derribar las barreras de los estereotipos hasta superar una rotura de ligamentos que la dejó afuera de las canchas por dos años, su esfuerzo y perseverancia la llevó a ser una de las capitanas del equipo.

Si bien hoy su vida está en Madrid, donde juega en el CD Tacón – equipo con el cual acaba de ascender a la Liga Iberdrola (Primera División Femenina de España) – todo comenzó a poco más de cien kilómetros de Capital Federal, en Magdalena, donde nació.

Ruth-Chule-Bravo (2).jpg

Su mamá fue la primera en apoyarla, romper con todos los estereotipos y convertirse en su sostén durante su carrera: “Para mi mamá era un sueño que una de sus hijas sea futbolista. Me eligió a mí y me llevaba a la plaza a jugar con mis hermanos. Ella fue una gran inspiración, reconoce Chule.

"El sueño de mi mamá era que una de sus hijas fuera futbolista"

Enfrentarse al machismo que hasta hace poco rodeaba al fútbol significó también ponerle el pecho al bullying en las canchas: “Tuve que sortear muchísimos obstáculos y perjuicios. Lo primero fue aceptarlo yo misma, me daba mucha vergüenza decir que jugaba al fútbol porque después de eso venían los comentarios del tipo sos una machona’, ‘andá a jugar con las muñecas’ o ‘esto no es para vos’, recuerda la futbolista.

Ruth-Chule-Bravo (8).jpg

"Me daba mucha vergüenza decir que jugaba al fútbol"

Su papá era militar y tenía deseos de que su hija fuera modelo y bailarina, por eso la anotó en una escuela de danzas a la que Chule asistía sin quejas para después dejar las zapatillas de ballet y agarrar la pelota: “No era una obligación pero sabía que si iba a danzas lo dejaba contento y me dejaba ir a jugar”, reconoce con picardía en un evento realizado por Nike.

¡Y menos mal que la dejó jugar! De los picaditos en Magdalena, Chule pasó a hacer sus primeras prácticas en Estudiantes de La Plata y a jugar en la Sub-18, aunque luego vino la gran caída: tres días antes de viajar al Mundial Japón 2012 con la Sub-20, se rompió los ligamentos.

Ruth-Chule-Bravo (4).jpg

La lesión la dejó un año y medio parada. Para ese entonces, Chule jugaba en Estudiantes, donde los recursos para las futbolistas eran pocos y tuvo que arreglárselas como podía: “No quería saber nada con el fútbol así que me puse a trabajar en una panadería y engordé muchísimo, me comía ocho medialunas por día, me encantaban”, reconoce entre risas.

Ruth-Chule-Bravo (7).jpg

Una vez recuperada, en 2015 pasó a Boca, el club de sus amores, hasta que en 2018 decidió dar el gran salto y firmar con el CD Tacón. “El fútbol en España está más desarrollado, se están haciendo grandes cosas, por eso las mejores jugadoras eligen la Iberdrola”, cuenta sobre su nueva experiencia aunque reconoce que todavía quedan cosas por mejorar.

Ruth-Chule-Bravo (6).jpg

“Nosotras fuimos con un sueño, a crecer, pero no vivimos del fútbol, no es que fuimos a jugar a España y no salvamos la vida como por ahí le pasa a un jugador que se va a Europa. Sí nos sirve para dedicarnos pura y exclusivamente a esto”, diferencia sobre el fútbol masculino.

Su nueva vida es rutinaria: desayuna, va al gimnasio, almuerza, duerme siesta, entrena, merienda, cena y se vuelve a dormir. Así de lunes a viernes, y en este punto marca la abismal diferencia con nuestro país: “En Argentina tenemos chicas que se levantan a las 5 am, van a trabajar, comen un sanguche en el camino al entrenamiento, no meriendan, algunas ni comen…”.

Ruth-Chule-Bravo (3).jpg

"Estar en el Mundial es el sueño de un país y de todas esas nenas a las que no las dejan jugar"

Por motivos como estos, Chule es consciente de lo que significa llegar a este Mundial en medio de la lucha por la profesionalización del fútbol, medida que la AFA oficializó hace poco más de un mes y que está dando sus primeros frutos: “Soy una convencida de que estamos abriendo el camino, gracias a Dios se hizo profesional y ahora depende de los clubes que empiecen a creer e invertir en el fútbol femenino”.

A poco menos de dos semanas para el Mundial, la adrenalina es enorme y la emoción también: “Me estoy imaginando muchos momentos de alegría. Somos privilegiadas de estar viviendo esto (se emociona) No quiero llorar… Esto es el sueño de un país, de todas esas nenas que no las dejan jugar hoy y que estamos luchando para que jueguen. Es difícil de explicar pero es un sentimiento increíble”.

Ruth-Chule-Bravo (1).jpg

Temas