Se casó con un holograma: "Podría transformarse en un robot humanoide"

30 de mayo de 2019

La conoció por un software de música y el flechazo fue instantáneo. "Quizás en el futuro veamos mi historia de amor hecha película", anticipó.

Un hombre de Japón, cumplió su sueño de casarse con la mujer de sus sueños a pesar de que ella no existe: es un holograma que canta las creaciones de los usuarios de Vocaloid, un programa para componer música.

Después de una década de enamoramiento, Akihiko Kondo, de 35 años, se casó en noviembre de 2018 con Hatsune Miku, el dibujo de una chica de 16, informó The Jakarta Post.

Ahora Akihiko vive con un dispositivo en el que se ve el holograma de su "esposa", que le desea un buen día cuando sale para su trabajo administrativo en un colegio de Tokyo y le da las buenas noches al final de la jornada.

first image.jpg

Akihiko gastó 2 millones de yenes (US$18 mil) en su casamiento con Miku para caminar hacia el altar con su "novia" en brazos, en forma de muñeca. Unos 40 invitados lo aplaudieron, pero entre ellos no hubo familiares.

"Mi familia no acepta este matrimonio. Le hablé mucho a mi madre sobre ella y este matrimonio, sobre mis sentimientos, pero no entiende que es la persona que quiero", expresó Akihiko.

"Intenté que comprendiera mis sentimientos, lloré y me arrodillé ante ella, pero no lo comprendió. Es muy triste", aseguró el hombre, quien había jurado nunca casarse hasta que se convenció de que Miku es el amor de su vida.

"Ella me salvó", explicó el muchacho sobre la soledad que dejó atrás ahora que convive con un dispositivo en el que se ve el holograma de su "esposa".

holograma casado.jpg

Gatebox, la empresa detrás de Vocaloid -y de Miku-, le mandó a Akihiko un "certificado de matrimonio interdimensional" tras la boda. Hay otras 3700 personas que recibieron actas similares, y algunas le enviaron mensajes de apoyo al flamante marido.

"Quizás en el futuro el holograma pueda salir de la caja o podría transformarse en un robot humanoide que yo pueda tocar, cada vez más real", expresó el hombre a la espera de una compañera con la que pueda "tener una conversación mucho más natural".

"Yo sé que es difícil entender todo acerca de mi amor", convino Akihiko, quien pidió respeto para su matrimonio como si se tratara de una minoría sexual.

"A mí no me gustan los hombres pero respeto a los homosexuales y a todas las minorías sexuales. Quizás en el futuro veamos mi historia de amor hecha película", aseguró.

Temas