"El mito de Sísifo", "la piedra" del ajuste: el editorial de Julián Guarino en "Recalculado"

30 de mayo de 2019

El periodista y economista tomó el mito griego, al que al final cruzó con Camus y Borges para estudiar el cuadro de deterioro social y económico.

Julián Guarino tomó el castigo que recibe el rey Sísifo en su editorial de “Recalculando”, por la pantalla de C5N, para referirse a cómo la crítica situación económica licua los esfuerzos de los trabajadores.

“Convivimos en un deterioro permanente en materia económica y social, son los datos del día Ministerio de Producción y Trabajo:se perdieron 266 mil puestos” en marzo a nivel interanual, contó el periodista y economista. "Y nadie salió a decir nada", apuntó.

“El salario cae 1.6% en el primer trimestre del año, pero si tomamos los 40 meses de gestión, de Macri, el salario mínimo retrocede más del 55% y el salario en términos reales ya perdió 17%. Es decir que claramente nos bajaron el sueldo a todos”, siguió.

También indicó que “el propio Indec va a dar un número de inflación que rondará el 3% y va a dar casi 58% en un año, es el más alto desde 1991”.

“Si hablamos en términos sociales, hay otras cuestiones que merecen análisis. Le pregunto si no hay una especie de repetición, de volver al punto de partida”, analizó y se refirió al castigo que Zeuz le impuso a Sísifo por haber burlado a la muerte: vivir eternamente y hacerlo empujando una pesada piedra redonda cuesta arriba que, cada vez que llega al a cima, se desploma, de modo que debe repetir la operación.

“Le quiero preguntar si para los argentinos, en términos sociales, el castigo de Sísifo no se parece a nuestra cotidianidad, a poner en marcha algo y darnos permanentemente la cara contra la pared”, siguió.

“Quiero preguntarle si esa piedra no es cada vez es más pesada. Para mí sí, porque veo a quienes están a mi alrededor, a quienes me cruzo en la calle y los veo hacer un esfuerzo que no es recompensado”, analizó.

Luego remató con dos ejemplos. Uno es de Albert Camus, quien “tomo este mito e hizo una lectura muy particular: que el castigo de Sísifo representaba lo absurdo de la existencia y que no obstante eso, se salía con un acto de rebeldía; comprometerse con algo, ponerle la cuota de responsabilidad que se merece y hacer una acto creador, creativo”.

Pero también apeló a Jorge Luís Borges, quien “decía que uno frenaba y buscaba el hilo que nos iba a ayudar a salir de ese lugar, pero lo que se veía era una parte de cosmos y otra de caos, y que nuestro deber era no solo imaginar que ese hilo existía sino también que había un laberinto”.

Temas