-

-

La detuvieron por reconocimiento facial tras confundirla con una narcotraficante

31 de mayo de 2019

Cecilia contó lo que padeció en Twitter y se viralizó. Las autoridades le dijeron que en uno de cada diez casos puede haber errores.

Cecilia tiene 23 años, estudia, trabaja y este viernes no se lo olvidará más. Cuando terminaba de hacer trámites en Avellaneda y se aprestaba a subir al subte “C” en la cabecera de Constitución tras bajar del tren Roca. Dos policías se le acercaron y muy amablemente le dijeron que quedaba demorada. La causa: ser parecida.

Embed

Me parecía a una mujer que tenía pedido de captura. Cuando me muestran los nombres ella tenía mi número de DNI. Lo extraño es que me llamaron porque me parecía y no por tener el mismo documento”, cuenta a minutouno.com la damnificada.

El percance le hizo llegar tarde al estudio jurídico en el que se desempeña. “Le dije a mi jefe lo que había ocurrido”, detalla quien contó su peripecia en Twitter y superó las 1.500 interacciones. El caso llamó la atención de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad. Desde el organismo la contactaron.

Embed

Perdí mi documento hace un tiempo y eso me preocupa. Esto no me deja ningina seguridad. El lunes iré con alguno de los abogados del buffet para el que trabajo al RENAPER para verificar lo sucedido”, anticipa quien, no obstante, manifiesta que el personal policial la trató con amabilidad.

El sistema de reconocimiento facial funciona con un software ruso llamado Danaide, que analiza la biometría de los rostros de los ciudadanos y los coteja con los registros de las 46.721 personas buscadas que figuran en la base de datos del sistema de Consulta Nacional de Rebeldías y Capturas (CONARC), que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Ese registro se actualiza constantemente y cuando una persona es detenida o la orden judicial queda sin efecto, su perfil es retirado del registro. En este caso hubo un claro y grave error.

“Me dijeron que en el 90% de los casos es preciso, pero en un 10% no lo es”, concluye Cecilia quien tras la firma de dos testigos siguió con sus tareas sin olvidar el susto y la molestia causada por el error.

Temas