El ministro de Salud de Holanda habló sobre la muerte de Noa Pothoven: no fue eutanasia

05 de junio de 2019

El funcionario desmintió así la noticia viral sobre la chica de 17 años que había pedido el suicidio asistido.

"Debemos dejar que la familia llore la muerte de Noa en paz", expresó este miércoles Hugo de Jonge, ministro de Sanidad de Holanda, en un comunicado a raíz de la historia de Noa Pothoven, la chica de 17 años cuya muerte sorprendió al mundo por la falsa creencia de que se trató de un caso de eutanasia a raíz de su depresión tras haber sido violada en su infancia.

"Estamos en contacto con su familia, que nos dijo que, a pesar de las informaciones contrarias de los medios internacionales, no hay eutanasia en este caso", confirmó Jonge.

Pothoven murió acompañada por su familia el domingo pasado en su casa de Arnhem tras dejar de alimentarse y de beber líquidos.

La joven había publicado el año pasado un libro llamado "Ganar o aprender" acerca de su largo combate contra la anorexia, la depresión aguda y el estrés postraumático, pero en un último mensaje en la red Instagram afirmó que había "perdido las ganas de vivir".

Un día más tarde, los medios holandeses dieron cuenta de la muerte de Noa y algunos se refirieron a la consulta de la joven a la clínica Levenseindekliniek, un centro en La Haya especializado en la eutanasia, para informarse sobre un posible suicidio asistido del que eventualmente desistió.

La historia de Noa se volvió viral después de que diversos medios internacionales confundieran los hechos y publicaran que había accedido a una eutanasia. Pero desde la clínica Levenseindekliniek emitieron un comunicado para informar que lo que se había difundido sobre el caso era falso.

"Para poner fin a las informaciones incorrectas (en los medios extranjeros en particular) sobre su muerte, nos remitimos al comunicado hecho por los amigos de Noa esta tarde: Noa Pothoven no fue eutanasiada", afirmó el centro.

La joven dejó de alimentarse y de hidratarse "para poner a fin a su sufrimiento", explicaron desde la institución.

Por su parte De Jonge afirmó que había pedido al Servicio de Inspección de Sanidad "investigar" el caso.

"Preguntas sobre su muerte y sobre los cuidados que recibía son comprensibles, pero solo se pueden responder cuando los hechos se hayan establecido", precisó el ministro de Sanidad.

Temas