"La hipotenusa de Leda" o todo a lo que estás dispuesto en un trabajo

11 de junio de 2019

Pareja, amigos, familia o las fiestas en una oficina: ¿cuánto está dispuesto a perder uno por su trabajo? ¿Cuánto está dispuesto a ceder para lograr un aumento o un ascenso? Sobre este eje habla José Daniel Bianchi, de Berisso, en el libro "La Hipotenusa de Leda".

-En la solapa de "La hipotenusa de Leda" contás que sos informático y tenés un MBA: ¿cómo se mezclan esos mundos con la literatura?

Tengo una formación de grado en Ciencias Exactas en la Universidad Nacional de La Plata y un posgrado en Ciencias Económicas, es cierto. Esos conocimientos, de alguna forma, están presentes y nutren mi escritura. Se reflejan en ella. Las Letras formaron parte de mi vida mucho antes de que me volcara al mundo de la Informática. Mi viejo me contaba cuentos de pequeño y jugábamos a cambiarles los finales, luego tuvimos una pequeña librería barrial y el secundario en el Nacional de La Plata, donde recorrí los clásicos de la literatura, fueron una base potente para cimentar mi amor por contar historias. De todas formas, como siempre digo, la informática requiere de grandes dosis de creatividad, ya que al diseñar o programar un sistema siempre está detrás la impronta de su analista o programador.

-La novela muestra el "lado B" de las grandes organizaciones, aunque muchas de las historias que contás pueden extrapolarse a cualquier trabajo

Creo que lo que decís es un gancho para los lectores. Me fascina escribir sobre el trabajo porque es un valor en sí mismo. Busco y tenso al límite las relaciones laborales en mis historias porque estoy seguro de que, en esas tensiones, los lectores de una u otra manera se van a identificar. Pasamos muchas horas en nuestros trabajos y los microclimas que se generan allí son un caldo de cultivo ideal para la narrativa. En los laburos amás, odiás, discutís, tenés la chance de ser solidario o enfrentarte a personas que piensan radicalmente distinto a vos.

-¿Por qué el título?

Me pareció interesante llevar la matemática al título de una ficción literaria. Fue un riesgo porque la novela corre por un camino de sátira social aguda, divertida y trágica por momentos, pero el orden de las Ciencias Exactas subyace en la historia. Los lectores se van a encontrar con algunas referencias a lo geométrico desde que el protagonista se enfrenta a las pruebas de selección de la "organización" a la que pretende entrar. Y la "hipotenusa de leda" hace referencia a dos momentos cruciales de la historia que no puedo adelantar porque forman parte del misterio a revelar con el correr de las páginas.

-La novela se sitúa en plena crisis de 2001, ¿por qué elegiste ese momento para narrar la historia?

Porque fue un período de ruptura del tejido social que daba un marco perfecto para la historia. Además muestra, casi veinte años después, cómo nuestro país es preso de un ciclo de crisis del que parecemos estar condenados a no salir. Parece mentira, pero haberla situado en esa época convirtió a la historia en una novela absolutamente vigente.

-¿Qué soñaste al escribirla?

Aunque tengo escritas otras novelas (aún sin publicar), de alguna forma siempre sentí que La hipotenusa de Leda era una historia que merecía ser contada. Estoy feliz de que haya sido editada y sueño con que la gente la lea y, al finalizarla, se emocione tanto como lo hice mientras la escribía.

Temas