-

"El flautista de Hamelín": la melodía electoral del engaño, el editorial de Julián Guarino en "Recalculando"

27 de junio de 2019

Julián Guarino tomó la historia del músico al que estafan tras librar una ciudad de las ratas y la tragedia que se desata luego para alertar contra las promesas de campaña.

“Detrás de cada decisión política que tiene connotación social, incomunica, de vida material, se esconde una forma de ver el mundo y a la sociedad: existe algo que se llama ideología, está detrás de esas decisiones que parecen de carácter técnico, que parecen limpias de toda ideología pero que seguramente están ancladas en ese sentido”, comenzó su editorial Julián Guarino para “Recalculando”.

guarino en recalculando 27-06

Esta vez, el economista y periodista tomó la historia de “El flautista de Hamelín”, para alertar en C5N sobre las consecuencias de las decisiones políticas sobre el pueblo y advirtió: “Qué pasa con la pobreza, en la Argentina teníamos un 26, 27 a fines de 2015, que es una tasa altísima, pero estamos llegando al 35 y no se detiene”.

En ese sentido recordó que “por primera vez en décadas, un salario mínimo no puede pagar una canasta básica de alimentos medida por el Indec”.

Entonces recordó aquel episodio narrado en una ciudad ubicada en lo que hoy es Alemania, pero en 1200, donde un músico le ofrece al alcalde limpiar de la peste de ratas a la zona a cambio de 100 monedas de oro. El flautista cumple, pero el político se le ríe en la cara cuando éste va a buscar su pago y, como represalia el estafado se lleva a los niños de la ciudad con la misma melodía que a los roedores y no los vuelven a ver.

“La sucesión de las decisiones que tomó quizás eran correcta y no anticipadas por el alcalde que desencadenaron un final trágico”, consideró Guarino y se agregó: “Quizás había que reacondicionar el Indec, había que evaluar una nueva política para las tarifas de energía, lo que estoy seguro es que nadie imaginó que esto iba a tener el desenlace que tuvo en materia de indigencia, en materia de pobreza”.

Luego remató: “Es hora de prestar atención, de no dejarse endulzar los oídos por las melodías que tocan las promesas porque quizás, señoras y señores, llegó el momento de hacerlas cumplir”.

Temas