-

-

-

El relato de la madre de una de las nenas abusadas sexualmente por una maestra en un colegio de Morón

29 de junio de 2019

Mariana, una de las mamás que denunció a Florencia Sanguinetti por abusar sexualmente de once menores, contó en C5N cómo fue la reacción del colegio María Auxiliadora de Morón y qué pasó con la maestra.

El pasado miércoles, un pasacalles ubicado frente al colegio María Auxiliadora de la localidad bonaerense Morón sacó a la luz una serie de abusos sexuales por parte de una maestra de la institución a, al menos, once nenas y nenes de 3 años.

"Florencia Sanguinetti, las partes íntimas no se tocan, pedófila, colegio María Auxiliadora, cómplice", rezaba el cartel gracias al cual se conocieron los casos que dieron pie a las denuncias por abuso contra la docente, quien fue apartada de su cargo aunque las quejas de los padres datan desde octubre pasado.

Mariana, madre de una de las víctimas y cuyo caso fue el primero expuesto ante las autoridades del colegio, relató a C5N el calvario que vivieron a partir de los abusos y qué respuestas le daban desde la institución educativa.

Abuso en Jardín

Todo el tiempo nos manipularon para decirnos que no expongamos a nuestra hija mediante una denuncia. Cuando vieron que no dábamos una respuesta nos empezaron a presionar a decirnos que si no denunciábamos (formalmente) ellos nos iban a denunciar a nosotros”, contó Mariana en comunicación telefónica con Minuto a minuto.

“(En el colegio) supuestamente estaba aplicando un protocolo interno del cual nunca nos informaron. Pedimos que aparten a la maestra porque mi hija nombraba a otros chicos y sabíamos que no era el único caso. Ellos nos mentían en la cara y a los demás papás les decían que éramos una familia conflictiva y que queríamos un rédito económico”, recordó la madre de una de las nenas abusadas.

“En el colegio decían que éramos una familia conflictiva y queríamos un rédito económico”

Sanguinetti había hecho una suplencia de cuatro días a mediados de 2018. Desde entonces, la hija de Mariana se resistía a ir al colegio: “Nos parecía raro porque es una nena que siempre se adaptó bien. La hacíamos entrar de prepo, arrastrando, a upa. En la escuela decían que la dejara porque sino la nena me manipulaba. Yo la obligaba a entrar”.

A principios de octubre del mismo año, Sanguinetti regresó al aula y continuó el calvario para los niños: “El lunes 22 mi hija llega del colegio, le hago sacar el uniforme como todos los días para doblarlo y lavarlo. Ella sin querer se saca su ropa interior y yo observo algo que no me gustó y como mamá me llamó muchísimo la atención”, relató Mariana.

colegio moron denuncia abuso sexual 2.jpg

Le pregunto qué pasó y ella se subió toda su ropa y me dijo: ‘¡Mamá salí de acá, no me toques, no me mires!’. Se puso muy nerviosa lo que me llamó la atención, se puso a llorar, se tapaba. Traté de tranquilizarla y contenerla. Cuando logré calmarla volvimos al relato me dijo que era un secreto, que no me podía contar porque sino la seño la iba a matar, la iba a ahorcar”, contó.

“Me dijo que no me podía contar porque sino la seño la iba a matar”

Y continuó: “Me dijo: ‘Es un juego pero es muy feo y ya no quiero jugar’. Le propuse que me muestre así yo le decía a la seño que no lo jugaran más. Bajó su ropa y me mostró lo que la maestra le hacía señalando con el dedo y diciendo que lo batía. Nombró a cuatro o cinco compañeritos y me dijo que lo hacían en el baño. Tengo entendido que se lo hacía a las nenas y los hacia mirar a los varones”.

“Me dijo: ‘Es un juego pero es muy feo y ya no quiero jugar’”

“Jamás me dejaron hablar con la maestra, el colegio la protegió”, aseguró Mariana quien también responsabilizó a la directora, a la vicedirectora, a la psicopedagoga y a la representante legal del María Auxiliadora, un colegio religioso y privado. “Me llegaron a decir que mi hija nos había visto a mi marido y a mí en esa situación y por eso lo relataba”, recordó todavía incrédula ante las escusas que ponía por parte de la institución.

Mariana fue quien colocó el pasacalles en la calle 25 de Mayo al 400: “El pasacalles ayudó para destapar los casos de este año. Me llegaron audios y fotos y me di cuenta que no éramos los únicos. Una de las mamás se decidió a hacer la primera denuncia legal y ahí nos unimos todos”.

Temas