-

Obras en tensión

30 de junio de 2019

La falta de consumo público generó el gran apagón que provocó pérdidas incalculables durante el Día del Padre.

El consumo público y privado constituyen el 85% de la actividad económica. El privado, por su parte, es el más importante con el 68%. Ahora bien, todos los economistas conocemos la dinámica del multiplicador y también la conoce el ministro de Hacienda. Si el consumo cae un 1 %, la economía cae un 0,86%.

Si los salarios no acompañan la inflación es muy probable que la caída del consumo tenga una relación directa con la pérdida del poder de compra, algo que todos conocemos. No hace falta conocer variables de la macroeconomía para sentir que nuestro salario está siendo SAQUEADO por las góndolas de los SUPERMERCADOS.

obras tension

Cuando hacemos referencia al consumo PÚBLICO, tenemos que referirnos a lo que puede hacer el Estado a tal efecto y, en términos de los porcentajes antes mencionado, no es para nada despreciable.

Lamentablemente, estando bajo un programa de asistencia de emergencia del FMI -con condicionamiento de apretón tanto FISCAL como MONETARIO- pasa lo que pasó el Día del Padre. Además de no contribuir al crecimiento de la economía, la falta de CONSUMO PÚBLICO generó el gran apagón que además generó pérdidas incalculables en la economía.

Claro que hay que hacer comparaciones al respecto. El gobierno anterior extendió la red de alta tensión en 5.500 km entre los años 2003 y 2015, transformando el sistema interconectado nacional en un anillo de extrema seguridad. Mientras que, a instancias del programa del FMI, desde 2015 no se invirtió en un solo kilómetro.

Es fundamental conocer de qué hablamos: los países se desarrollan sólo con industria y para eso el acceso a la energía es fundamental. La energía debe ser barata o gratis si queremos lograr el ansiado desarrollo y para ello la presencia del Estado invirtiendo es fundamental.

*Juan Enrique es economista en jefe de SIGMA GLOBAL.

Temas