-

¿Qué es la apropiación cultural?

30 de junio de 2019

Las inesperadas repercusiones por las trenzas de Ángela Torres nos llevan a preguntarnos qué significa "apropiación cultural" y cuándo una cultura se impone sobre otra.

federico mana chapa

En la era de las redes sociales nunca sabremos cuándo emergerá una noticia ni por qué lo hará. Que el look de una cantante pop adolescente abra un debate intercultural digna de antropólogos y etnólogos es algo que sólo podría suceder en nuestros tiempos. ¿Qué es “apropiación cultural”? Si vamos a la definición en sí deberíamos decir que la misma sucede cuando un rasgo distintivo de un grupo o etnia es tomado por otro grupo, no tanto por el intercambio dado por su interacción sino más bien por la dominación que ejerce el grupo “apropiador”. Lo que hay es, lisa y llanamente, una reivindicación del colonialismo en donde se despoja al dominado de un rasgo propio para utilizarlo de forma desnaturalizada.

Podemos pensar como ejemplo el uso proselitista que se le suele dar a la ofrenda a la pachamama en el norte argentino; un ritual eminentemente aymará que hoy es celebrado por personas que representan a los poderes fácticos que han subsumido históricamente a los pueblos aborígenes. Ahora bien, en una época de híper-comunicación y globalización pareciera imposible que las culturas no compartan rasgos ni haya re-significaciones de rituales y símbolos. Pensar que cada cultura puede crear su simbología desde la nada sería un absurdo. Entonces ¿cuándo un intercambio cultural se vuelve apropiación? ¿Deberíamos negar toda posibilidad de toma de rasgos culturales ajenos?

En este sentido los voceros de la anti-corrección política dirán que acusar a alguien por “apropiación cultural” es un nuevo vicio “progresista” que coarta la libertad humana ya que pone dueños a los símbolos y los significados. No obstante, cuando se habla de “apropiación cultural” no se busca denunciar el uso de simbología por el uso en sí mismo sino más bien el vaciamiento de sentido original, desmereciendo la cultura de origen transformándola en un bien de consumo más.

Así entonces en búsqueda del exotismo y la distinción, se licuan los contenidos que dan sentido de pertenencia a los grupos sociales, provocando un colonialismo cultural que otorga a unos el derecho a utilizar todo lo que quieran y a otros la obligación de tener que ver cómo se vacía aquello que les da identidad.

Pero yendo al hecho que da pie a este texto ¿cometió Ángela Torres una apropiación cultural al utilizar trenzas? Si bien toma un rasgo estético que no es propio de la cultura blanca occidental podemos llegar a inferir que su intención no fue la de reivindicar los derechos de la etnia blanca sobre la negra. Es decir, quizás hayan primado más principios estéticos que antropológicos en la elección de su peinado. De todas formas las críticas se levantan porque es en los pequeños gestos en donde se desarrolla este tipo de hechos. En un peinado, en un diseño de zapatillas, en un artefacto de moda. Claro que, en este caso, podemos preguntarnos si las trenzas pueden ser consideradas como un patrimonio cultural de una determinada cultura…

Por todo lo expuesto hasta aquí podríamos concluir que la denuncia de apropiación cabe cuando la utilización de un rasgo cultural no sólo desnaturaliza su origen sino que además invisibiliza a quienes construyen identidad a través de él. Sin ir más lejos el caso de las trenzas generó más voces en torno a la definición de “apropiación cultural” y de si cabe o no la denuncia a la cantante que reflexiones en torno a los derechos de las mujeres negras en la actualidad y sus casi inexistentes espacios de aparición.

Temas