Cronología del crimen de Nahir Galarza a Fernando Pastorizzo

02 de julio de 2019

Ocurrió el 29 de diciembre del 2017 alrededor de las 5 de la madrugada. Fernando Pastorizzo fue encontrado por un remisero tendido en el piso al lado de su moto.

Es justamente un año después de que el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguaychú integrado por Mauricio Derudi, Arturo Dumón y Alicia Vivian condenaran por unanimidad a la pena de prisión perpetua.

El crimen de Fernando Pastorizzo

Ocurrió el 29 de diciembre del 2017 alrededor de las 5 de la madrugada. Fernando Pastorizzo fue encontrado por un remisero tendido en el piso al lado de su moto. Tenía dos disparos en el cuerpo. A pesar de la ayuda del hombre, Fernando murió antes de llegar al hospital.

En un primer momento Nahir no era sospechosa ya que se creyó que se había tratado de un robo o una venganza. Sin embargo al día siguiente empiezan a encontrar contradicciones en su testimonial y en una segunda declaración confesó el crimen.

nahir galarza

Desde ese momento Nahir sostuvo que ella fue quien disparó pero que ambos disparos habían sido “accidentales”. La pistola que había usado era una pistola calibre 9 milímetros, arma reglamentaria de su papá que era policía, Marcelo Galarza. Desde ese momento la joven que por entonces tenía 19 años, quedó detenida y con prisión preventiva en la Comisaría de la Mujer en Gualeguaychú.

15 días más tarde, el 16 de enero el 2018, Nahir amplió su declaración y volvió a reiterar que se trató de un accidente mientras ambos circulaban en la moto de Fernando. Dijo que el arma en realidad había sido tomada de su casa por Fernando que primero la había amenazado a ella. Ya desde ese momento Nahir intentó involucrar cuestiones de género en la relación. Dijo, además, que se fue rápido del lugar y dejó el arma en el lugar de siempre por miedo de que involucren a su papá.

Nahir Galarza.jpg

Los peritos balísticos desestimaron de plano la hipótesis de los disparos accidentales. Por la manera y la corta distancia es prácticamente imposible que ambos disparos hayan sido sin querer. Además, el arma estaba lista para usarse, es decir, que alguien la tuvo que activar antes.

Nahir fue condenada a prisión perpetua. El tribunal descartó el agravante de la alevosía que había pedido la querella y también el atenuante de violencia de género que intentó instalar la defensa para reducir la pena. Durante las audiencias del juicio declararon cerca de 50 testigos propuestos por las querellas y más de 30 por la defensa.

Temas