Despertadores, bombas de estruendo y "clima de guerra" en la previa de Brasil - Argentina

02 de julio de 2019

Confuso episodio en el hotel donde se hospeda la Selección. Un allegado al cuerpo técnico, que duerme en el piso de los jugadores, desmiente la versión. Pero ya se desató la tensión de cara al partido de la noche.

La Copa América estaba apagada, con los brasileños anestesiados, congelados desde el 1-7 ante Alemania del Mundial que ellos hicieron. Sin capacidad de entusiasmarse con un nuevo sueño después de aquello, la peor vergüenza de su historia futbolística.

En las calles de Belo Horizonte, más aun que en las de Río de Janeiro, ni se registra la Copa América. No hay carteles alusivos, no hay banderas e hinchas locales en las calles.

bombas estruendo brasil hotel selección argentina.mp4

Si se sabe que las entradas están agotadas para el clásico con Argentina y casi que es una Copa de un “único partido”, es lo único que interesa, el encuentro semifinal que se disputará desde las 21.30. Pero el microclima solo se centraba por ahora en lo que pase dentro del estadio Mineirao, con el posible encuentro entre hinchas, mezclados eventualmente en sectores, por la compra previa por internet.

Todo así, tensa calma hacia el momento del partido. Hasta que sonaron los despertadores de alarma.

En un hecho insólito, y en principio repudiable (si se confirma la responsabilidad en la investigación), personal del hotel Radisson Blue, dónde se hospeda la Selección Argentina, se dice que programó los radio despertadores de las habitaciones de los jugadores argentinos a las 6 y las 7 de la mañana. Los dirigentes pueden presentar un reclamo, es posible que la AFA haga efectivo un descargo ante la Conmebol. Quizá para poner “paños fríos” un allegado al cuerpo técnico, integrante de la delegación, dijo que a él no le sonó ningún despertador y que no escuchó nada, "y estoy en el piso de los jugadores". O sueño muy pesado, o la versión difundida "agrandó" los hechos..

Todo, al parecer, comenzó con bombas de estruendo de un grupo de “torcedores” en la puerta del hotel a las 2 de la mañana, sin que nadie de la organización ni personal de seguridad los dispersara. Como en las “viejas” Copas Libertadores Brasil intenta montar ahora un “clima de guerra” que nada tiene que ver con el fútbol. Y habrá que ver como repercute en las tribunas si finalmente se mezclan algunos hinchas y empieza a sonar el Brasil Decime Qué Se Siente, entre mayoría de “torcedores” brasileños.

Es de esperar que el único Lío que haya lo haga Messi.

Temas