-

-

Son siamesas, están unidas por la cabeza y es imposible separarlas

10 de julio de 2019

Neev y Nelly desafiaron los pronósticos de todos los médicos y este año cumplieron 18.

Neev y Nelly Kolestein cumplieron 18 años para alegría de sus padres y sorpresa de sus médicos: las chicas son siamesas y es imposible separarlas porque están unidas por su arteria del cerebro.

La madre de las chicas, que pidió no ser identificada, descubrió que tendría siamesas craneópagas cuando ya estaba en la sala de parto de un centro médico de Surinam, ex Guyana Holandesa, informó el sitio británico Daily Mail.

Tras el nacimiento, la familia se mudó a Holanda para evaluar si se podría operar a las chicas pero como comparten la arteria que les suministra sangre al cerebro la opción fue descartada enseguida.

"Cuando nacimos todos pensaron que nos íbamos a morir, pero acá estamos, cumplimos 18 años y estamos paradas, firmes en nuestro cuatro pies", expresó Nelly.

siamesas

"Ellos querían una mejor vida para ellas, obviamente. No era una buena época cuando vivíamos en Surinam, la gente se distanció de nuestra familia porque creyó que podría haber habido algún tipo de vudú", explicó Rosianne Kolestein, de 24 años, la hermana mayor de las siamesas.

Además de Rosianne, Neev y Nelly tienen un hermano, Timothy, y otra hermana, Marione. "No se esperaba que vivieran hasta los 10 años y ahora tienen 18 y uno tiene que pensar 'wow'", expresó la joven.

Para verse entre ellas, las siamesas recurren a espejos y entonces se pueden mirar a los ojos. "Nuestros cuerpos están separados pero estamos unidas por la cabeza. La gente cree que podemos leernos la mente, pero no es así", explicó Neev.

"Eso significa que podemos hacer cada una lo suyo", aclaró sobre el detalle de su independencia.

siamesas familia.jpg

Las siamesas tuvieron que soportar años de comentarios hirientes, como cuando alguien en la calle le espetó a su madre que por que no "interrumpió el embarazo".

"Mi madre tenía que soportar a la gente diciendo 'las mantenés vivas por la plata', era una falta de respeto", recordó Rosianne.

Pero desde que las chicas tienen 16 años su familia resolvió apoyarlas para que se conviertan en personas independientes y seguras de sí mismas, y la difusión de su historia es sólo el primer paso.

Temas