-

Condenaron a 11 años de cárcel a un hombre que mató a otro de una patada en la cabeza

19 de julio de 2019

El fiscal de la causa determinó que la muerte de Cristian Galarza se produjo por una "estupidez absoluta" cuando sus amigos se enfrentaron con los del asesino.

Guido Aragonés fue condenado este viernes a 11 años de cárcel por el homicidio simple de Cristian Galarza, a quien mató de una patada en la cabeza durante una pelea callejera en agosto de 2017.

El fiscal de la causa, Oscar Ciruzzi, había pedido 14 años de cárcel para Aragonés, el responsable de la patada que le rompió el cráneo y le produjo una hemorragia a Galarza en lo que fue una pelea entre sus grupos de amigos en el barrio porteño de Palermo.

Ciruzzi consideró que Aragonés, hoy de 29 años, entendía que al pegarle a una persona con esa fuerza en la cabeza podía causarle la muerte por lo que la muerte de Galarza, de 25, había ocurrido por una situación de "estupidez absoluta".

Tal como se pudo reconstruir durante el juicio, Aragonés y sus amigos tuvieron un primer encontronazo con Galarza y los suyos a la salida del boliche, cuando llegaron a un kiosko ubicado a una cuadra de Fitz Roy y El Salvador.

Embed

Los dos grupos de jóvenes se separaron pero cuando se cruzaron de nuevo las cosas no terminaron bien: las grabaciones de las cámaras de seguridad mostraron la violencia del enfrentamiento, incluida la pose de Aragonés frente al cuerpo de Galarza en "actitud de pelea".

La defensa de Aragonés intentó explicar que él quiso separar a dos jóvenes durante la pelea, pero varios testigos, entre ellos el empleado del kiosko en el que comenzó la discusión y un amigo de Galarza, afirmaron que la pelea fue provocada por el homicida y sus amigos.

Aragonés decidió no expresar sus "últimas palabras" antes del veredicto sino que esperó en silencio a que los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional número 7 lo condenaran a 11 años de cárcel.

Temas