-

Llegan las galletitas "Cuchuflito": las palabras de Cristina que se incorporaron al vocabulario popular

04 de agosto de 2019

La habilidad de la presidenta para resumir ideas en pocas palabras, junto con recursos del lenguaje, como la ironía y la metáfora, genera la repetición y apropiación de sus frases en las diversas esferas de la vida social. ¡Machirulo, no te hagas los rulos, que estamos en Harvard, y no fue magia.

Las nuevas galletitas " Cuchuflito" llegarán a las góndolas. Son elaboradas por Alimentos Marinozzi, una compañía familiar santafesina que se inspiró en una frase de la precandidata a vicepresidenta por el Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner, sobre las marcas que ofrecen productos de mala calidad a bajos precios.

Galletitas "Cuchuflito"

Es que por su oratoria y su centralidad en la escena política, el discurso de Cristina Kirchner jamás pasa inadvertudo. Y tiene impacto social en diversas esferas. El tono, el uso de las metáforas, y su creatividad (muchas veces espontánea) son algunos de los recursos que la ex presidenta tiene al alcance para interpelar al público.

Porque su audiencia puede estar de acuerdo con el contenido ideológico del mensaje o no. Incluso, puede gustarle o no el tono firme, jocoso o ácido con el que pronuncia cada palabra. Esas reacciones forman parte de los efectos en la circulación de sentido: sus frases son repetidas por sus adeptos y son (muy bien) conocidas por sus refractores.

Pindonga y cuchuflito

El pasado 27 de julio, la palabra "pindonga" fue tendencia en Argentina. Horas antes, la había pronunciado en la presentación en Mar del Plata del libro Sinceramente. "Durante nuestra gestión los supermercados rebosaban de mercaderías de primera marca. Ahora aparecen y proliferan marcas que nadie conoció, la pindonga, el cuchuflito", sentenció, con un lenguaje informal que, hasta el día de hoy, se instaló socialmente.

Machirulo

Otro hallazgo de la ex mandataria fue el término "machirulo", dedicado a Mauricio Macri cuando él usó el mayor de los sentidos comunes para describirla como mujer. Al más arcaico insulto contra la mujer (que siempre fue "loca") Cristina Kirchner le contrapuso el más antiguo término para calificar el machismo. El presidente se la había dejado en bandeja.

Embed

Rulos

Otro de sus máximos recursos, el de la ironía, se apoderó de su discurso cuando interpeló a la oposición durante la apertura de sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación. "¿Alguno me ha escuchado a mí decir que voy a ir a la reelección en 2011? Entonces no se hagan los rulos", les dijo. Otra vez, una de sus frases se convertían en Trending Topic en Twitter para luego ser apropiada (y re-significada) por otros discursos dominantes, como el periodístico.

El "vos sabés que sí" como respuesta a la pregunta del periodista Luis Novaresio sobre si había dicho la verdad durante una entrevista, generó memes, análisis, videos y todo tipo de repeticiones.

Embed

Magia, goles, Harvard...

Sus logros irrefutables-más allá de la circulación de alguna palabra pintoresca- es usar los vericuetos del lenguaje para resumir una idea de espesor ideológico en pocas palabras: "éstos son los piquetes de la abundancia", "la Patria es el otro", “chicos, estamos en Harvard, por favor", "nos secuestraron los goles", y "no fue magia" sintetizan parte de su pensamiento y capacidad de oratoria.

Embed

Temas