Condenaron a 12 años de cárcel a una mujer que prostituyó a su hija de 12 y a dos amigas de 14

07 de agosto de 2019

La mujer le dijo a las familias de las nenas que las llevaría a Puerto Madryn por el día, pero en realidad viajaron a dedo hasta Buenos Aires para explotarlas sexualmente en Once.

Una mujer de Trelew y su pareja fueron condenados a 12 años de cárcel por trata de personas con fines de explotación sexual tras haber secuestrado a tres nenas -entre ellas, su hija- para prostituirlas en Once durante las vacaciones de invierno.

La situación se desarrolló a mediados de agosto de 2016, cuando María de los Ángeles Acosta invitó a dos nenas de 14 años, vecinas suyas y amigas de su hija de 12, a conocer Buenos Aires durante las vacaciones de invierno, informó el sitio El Patagónico.

La mujer le pidió permiso a las madres de las chicas con la excusa de que irían a Puerto Madryn por el día, pero en vez las llevó haciendo dedo en camiones hasta Florencio Varela, donde las esperaba su pareja, Rodolfo Mauricio Barrionuevo.

Mientras tanto Luciana, la madre de una de las víctimas, radicó una denuncia por averiguación de paradero en la Comisaría Segunda de Trelew al no tener noticias de su hija. Le había dado apenas una muda y plata para el pasaje y tenía que estar de vuelta en su casa para ir al médico.

Los investigadores pudieron corroborar que Acosta llegó a Madryn con las chicas el 17 de agosto, pero siguieron camino a Buenos Aires al día siguiente. Testigos de la causa afirmaron que las nenas se veían "idas", como drogadas.

Luego se supo que Acosta y Barrionuevo mantuvieron a las chicas confinadas en una casa en Villa La Carolina de Florencio Varela y que las llevaron todos los días a un hotel cerca de Plaza Miserere para prostituirlas hasta con 10 hombres por jornada.

En sus declaraciones en cámara Gesell las chicas contaron que Barrionuevo les decía cosas como "más vale que hagan plata para pagar el alquiler por semana, que hay que pagar $600, sino no sé cómo se van a ir ni cómo van a pagar la SUBE".

La policía allanó la casa en Villa La Carolina en la madrugada del 25 de agosto de 2016 y encontró a las tres chicas con Acosta y Barrionuevo. Recién entonces la mujer entregó los documentos de las menores.

Los jueces Enrique Guanziroli, Nora Cabrera de Monella y Ana D´Alessio entendieron que Acosta y Barrionuevo "se aprovecharon de la situación personal de las niñas, pobres, con miedo, desconcierto e incertidumbre" dado que las tres venían de contextos inestables, con ausencias familiares y carencias materiales.

Las tres víctimas fueron capaces de dar testimonios coherentes, ordenados y "ricos en detalles" que "no pueden provenir de otro lado que de sus penosas experiencias personales vividas".

El Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia condenó a Acosta y Barrionuevo como coautores del delito de trata de personas con fines de explotación sexual, agravado por las amenazas, el número de víctimas, su vulnerabilidad y su edad.

Además, en el caso de Acosta está el agravante del engaño a las víctimas y sus madres, y de que una de las chicas es su hija. Los condenados están encerrados en el Penal de mujeres de Ezeiza y en la Unidad 6 del Penal de Rawson respectivamente.

Temas