Una cortina de humo sobre la city porteña

09 de agosto de 2019

CHAPA FERNANDO ALONSO FIRMA

"Lo que está pasando en la bolsa es una payasada. Las encuestas optimistas no existen. Me consta de alguna de ellas. Algunas empresas están recomprando sus propias acciones. Lo único que indica esto es temor. Paren". El tuit que disparó a las 16.41 el economista y profesor de la Universidad Torcuato Di Tella, Pablo Gerchunoff, sirvió para dispersar el humo que estaba generando una ficticia sensación de euforia en los mercados que se adjudicaba a la circulación de dos encuestas que supuestamente por lo menos en una de ellas adjudicaba un triunfo del presidente Mauricio Macri este domingo en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). En el mercado junto con esa explicación circuló la versión de un fondo fantasma que aportó $125 millones para comprar acciones y hacer subir el Merval hasta casi 8%. También se dispararon los ADR de las empresas argentinas que cotizan en Wall Street, creando una sensación global de fiesta.

Nada de todo lo que pasó el viernes fue casual ni producto de un cambio de tendencia. Hubo una conjunción de factores como el aprovechamiento de empresas, especialmente bancos, que salieron a recomprar acciones baratas, con la operación del Banco Central con ventas de dólares contado (los u$s60 millones que aporta el Tesoro de los dólares que giró el Fondo Monetario Internacional) y muy fuerte de contratos a futuro y las encuestas que difundieron un banco de inversión de origen brasileño (no es la primera que hace circular datos muy positivos para el Gobierno) y una consultora de un ex funcionario de esta administración.

Hubo incluso en ámbitos políticos la decisión de estudiar si la maniobra no estaba violando las reglas de la veda electoral, aunque se decidió finalmente no caer en la provocación oficial.

Hay una variable que el gobierno no pudo controlar: el dólar subió unos centavos pese a toda la acción del BCRA y eso reflejó el verdadero miedo de los inversores, que frente a lo que interpretan como un fin cercano del gobierno de Macri prefieren esperar dolarizados el cambio de gestión aún perdiendo la enorme zanahoria de la tasa de Leliq, que llegó a las PASO en 63,706%.