-

-

-

Córdoba y Santa Fe, distritos claves que podrían inclinar la balanza en un escenario ultrapolarizado

11 de agosto de 2019

Los dos distritos concitan por sí solos casi el 17% del padrón electoral general. Córdoba fue clave para que Macri llegara a la Casa Rosada en 2015 y el PJ recuperó en junio último Santa Fe luego de 12 años.

En un escenario político ultrapolarizado como el argentino hay poco espacio para sorpresas electorales. Los dos principales candidatos presidenciales, Mauricio Macri y Alberto Fernández disputarán una primera vuelta electoral en octubre próximo con sabor a balotaje en la que se espera que el "voto útil" reduzca los apoyos obtenidos en las PASO por otros candidatos.

En ese marco tanto en el Frente Todos como en Juntos por el Cambio saben bien que hay pocos distritos en los que deben concentrar especialmente sus esfuerzos de campaña, los distritos que pueden terminar inclinando para uno u otro lado la balanza.

Córdoba y Santa Fe son esos dos distritos clave a los que habrá que prestar atención en estos comicios. Son los segundo (Córdoba) y tercer (Santa Fe) mayores distritos en cuanto a peso electoral y juntos reúnen el 16,89% de los votos por sí solos.

Con todos los sondeos de intención de voto muy parejos en la categoría presidencial los resultados en Córdoba y Santa Fe concitarán especial atención. Córdoba fue el distrito que en el balotaje de 2015 catapultó a Macri a la Casa Rosada.

Hoy, con la herencia de 4 años de macrismo sumada a la incorporación de Sergio Massa (el segundo candidato más votado en Córdoba en 2015) el Frente de Todos se esperanza con la posibilidad de emparejar la balanza y restar, en el resultado final, el peso del votos macrista cordobés.

Con un escenario en la previa más parejo en Córdoba, Santa Fe podría terminar siendo la provincia que este año termine inclinando la báscula hacia uno u otro lado de la reñida contienda electoral que comenzó a definirse este domingo.

En Santa Fe en 2015 la disputa entre Macri y Daniel Scioli fue muy pareja, apenas unos puntos separaron a uno de otro en las tres instancias electorales que se dieron ese año. Sin embargo en aquella oportunidad el peronismo corría de muy atrás en las preferencias de los santafesinos. Este año, de la mano de Omar Perotti, el PJ volverá a gobernar la provincia después de 12 años de gobiernos socialistas y confían que ese crecimiento, sumado a la pérdida de respaldo al macrismo, se replique en la instancia nacional.

Así planteado el escenario, se espera que las PASO terminen convirtiéndose en la antesala de un escenario todavía más polarizado de cara a las Generales del 27 de octubre donde el "voto útil" termine erosionando el respaldo a las propuestas de precandidatos como Roberto Lavagna y José Luis Espert.

Temas