-

-

-

El declive de María Eugenia Vidal: brusca caída del cuadro más importante del PRO

12 de agosto de 2019

La inesperada derrota de la niña mimada de Mauricio Macri sacude la estantería. De sindicada como sucesora del Presidente pasa a ser una de las madres del fracaso electoral de las PASO 2019.

Cambiemos tiene partes distintas que se juntan en un todo para, con el tiempo, florecer como el bambú”, dijo la gobernadora María Eugenia Vidal. Esa planta tarda siete años en echar raíces y en el octavo florece. Cuentan que el presidente Mauricio Macri siempre lo utilizaba como ejemplo quizás apostando a ocho años de él y ocho años ella en el sillón de Rivadavia de la Casa de Gobierno.

En 2017, María Eugenia Vidal se puso al hombro la campaña en la provincia de Buenos Aires e hizo que que un ignoto funcionario como Esteban Bullrich derrote a la dirigente más popular de la oposición. Batiendo a Cristina, se erigió como la dirigente con mejor imagen del Pro aún por encima del propio presidente y fundador del partido Mauricio Macri. Como en 2015, ganó cuando nadie lo esperaba.

En 2019, Vidal llegaba como la espada más afilada de la Casa Rosada. Tras especular con un desdoblamiento entre Nación y Provincia e incluso pensarla como candidata a la Casa Rosada en lo que llamaban el “Plan V”. La “pax cambiaria” sostenida por los dólares del Fondo Monetario Internacional envalentonó al Presidente quien imploraba el voto en boleta completa apostando a que la aparente buena imagen de la gobernadora le diera chances de llegar cerca del Frente de Todos o octubre.

No funcionó. Golpeando puerta por puerta con un Renault Clío patentado hace más de diez años, Axel Kicillof la aplastó en la Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias de las elecciones 2019 y quedó bien perfilado para sucederla en el sillón de Dardo Rocha.

El ex ministro de Economía de Cristina Kirchner rozaba el 50% y superaba por más de 17 puntos a la niña mimada de Mauricio Macri. Se consumaba el gran batacazo de este 11 de agosto.

Con la derrota de Vidal, ante una hipotética nueva doble derrota en Provincia y Nación de Juntos por el Cambio en octubre, el Pro quedaría diezmado de cara a las elecciones de medio término de 2021 y las generales de 2023. El único invicto sería Horacio Rodríguez Larreta quien terminaría su segundo mandato en Ciudad.

Temas