-

Ezeiza: una joven de 22 años fue rociada con aguarrás y prendida fuego por su pareja

21 de agosto de 2019

La víctima tiene el 80 por ciento de su cuerpo quemado y el agresor fue detenido.

Micaela Cancelo vive con su pareja y la hija de ambos en una casa en la calle Posadas al 200, en Ezeiza. El lunes en la noche los vecinos escucharon los gritos desesperados de la joven de 22 años y al otro día se enteraron que tenía el 80 por ciento del cuerpo quemado.

La chica fue trasladada al Hospital de Ezeiza con quemaduras de primer grado y las vías respiratorias comprometidas. Su marido dijo que se prendió fuego "a lo bonzo", pero creen que él intentó matarla.

Embed
Por su parte, la tía de Micaela sumó otro dato que complica a su pareja: "Mi sobrina está irreconocible. Este hombre la golpeaba. Hace dos días ella llamó llorando a su cuñado pidiendo ayuda. Mi familiar tuvo que entrar por la ventana de Mica porque el acusado la estaba ahorcando", dijo.De acuerdo al relato de la familia, la violencia escaló hasta que el lunes pasado el detenido la roció con aguarrás y la prendió fuego tras una discusión. Mientras reclaman justicia, esperan también el milagro: "Lo importante ahora es la salud de Micaela".

Según informa Crónica, Cancelo fue trasladada al hospital del Quemado por la gravedad de su estado y pelea por su vida. En tanto, su pareja y el padre de su hija de dos años, quedó detenido y todas las sospechas apuntan en su contra.

"Mi hija era víctima de violencia de género, fue atacada en varias ocasiones", dijo el papá de la víctima, Eduardo. El hombre desconfía de la versión que dio su yerno sobre un supuesto intento de suicidio. "Ella va a poder decir toda la verdad cuando despierte", señaló.

Micaela.jpg
Micaela Cancelo tiene 22 años y se encuentra internada en muy grave estado

Micaela Cancelo tiene 22 años y se encuentra internada en muy grave estado


En esa línea, la tía de la joven sumó otro dato que complica a su pareja: "Mi sobrina está irreconocible. Este hombre la golpeaba. Hace dos días ella llamó llorando a su cuñado pidiendo ayuda. Mi familiar tuvo que entrar por la ventana de Mica porque el acusado la estaba ahorcando", dijo.

Según la familia de Micaela, la violencia escaló hasta que el lunes pasado el detenido la roció con aguarrás y la prendió fuego tras una discusión. Mientras reclaman justicia, esperan también el milagro: "Lo importante ahora su salud".

Temas