-

-

Cuatro argentinos crearon un vermú que los puso en la tapa de la revista Time: " Esta bebida toca una fibra de nuestra cultura"

Por: Antonia Cossio
24 de agosto de 2019

Querían revivir un clásico de la barra porteña y lo lograron con su bar, que es "uno de los 100 lugares para visitar en 2019" según la revista estadounidense.

La revista Time publicó esta semana su lista de los 100 "lugares para visitar en 2019" que contiene museos, teatros, restaurantes y escenarios naturales de todo el mundo.

El criterio de selección fue la calidad, originalidad, sustentabilidad e innovación de los sitios, y entre direcciones de Tokio, Helsinki y Dakar aparece el bar La Fuerza, ubicado en una esquina de Chacarita, que cautivó a los responsables del compendio con su bebida insignia: el vermú.

"No hemos hecho nada puntual para lograr esto. Sí obviamente creemos que el proyecto es uno lindo, al que le pusimos mucho laburo y amor. Estamos contentos de que tenga reconocimiento, pero para estar en el listado no hicimos nada", confesó Martín Auzmendi, uno de los cuatro creadores del vermú La Fuerza, en una charla con minutouno.com.

El bar La Fuerza abrió el 9 de enero de 2018, y ese mismo día empezó la tarea de sus creadores de recomponer y actualizar la relación del consumidor porteño con el vermú que se toma a última hora del día. "Lo pensamos como un lugar cotidiano donde la gente pasa un rato, se toma uno y se va a su casa a cenar o come acá", describió Auzmendi.

Desempolvar el hábito del vermú requirió toda la inventiva y experiencia acumulada de sus creadores, que son Auzmendi con Sebastián Zuccardi ("hijo mayor de la familia que tiene la bodega", aclaró el primero), Julián Díaz (que también tiene un pie en 878 y Los Galgos) y Agustín Camps ("que viene de trabajar en empresas de la industria").

la fuerza creadores.jpg
Los socios detrás del vermú y bar La Fuerza
Los socios detrás del vermú y bar La Fuerza

Auzmendi describió el vermú de La Fuerza por su base "vinos de muy buena calidad de Mendoza", hierbas propias de esa provincia, alcohol de vino "y no de cereal", y el azúcar del mosto de uva, lo que le da una identidad local a la bebida. Una vez desarrollado el producto hubo que darle la misma impronta al bar que le serviría de plataforma.

"Hoy hay en el mundo vermuterías de tradición española, que nos encantan, pero nosotros queríamos que sea un bar de vermú con identidad local", explicó.

Por eso en el bar ubicado en Dorrego y Charlone, de piso de baldosas blancas y negras y mesas de restorán (no restaurante) "a la antigua", la bebida sale con tónica o soda y el pedido se escribe en un talonario con el acompañamiento de papas fritas, a la provenzal o a caballo, triolets vegetarianos o de fiambre y queso, o platos como albóndigas o salchicha parrillera.

Así el cliente argentino se siente en su casa y el de afuera se engancha, como pasó con la persona que lo recomendó a Time.

"Nos eligieron de la nada, no sabemos ni quién fue ni cómo sucedió. Hace unos meses nos avisaron que estábamos pre seleccionados y nos confirmaron hace poco. No fue que alguien se haya presentado, lo cual nos da más alegría porque es algo absolutamente genuino, por lo menos dentro de lo que tiene que ver con la elección", expresó Auzmendi.

En la actualidad los socios despachan sus dos variedades de vermú no sólo en el local de Chacarita sino también en 50 puntos de venta y de recarga, porque las botellas (que también pueden comprarse en la web desde $1090 el par) se pueden volver a usar como pasa con los growlers de las cervecerías artesanales.

"Creemos que el vermú es un producto que toca una fibra de nuestra cultura y puede crecer un montón", convino Auzmendi, satisfecho con la inclusión del bar en la lista de Time. "Esto redobla la apuesta porque más gente nos va a venir a conocer al bar y va a querer probar el vermú, y eso nos sube la exigencia".

Temas