Claudio María Domínguez interpela: "¿Con qué cristal mirás la vida?"

24 de agosto de 2019

Si te ves superado por quienes considerás rivales, no digas que hubo un error y asumí que pueden ser mejores. Que nada te importe. Tomate una hora para alimentarte y contá orgulloso que viajás gratis por tu espíritu con el conductor de Hacete Cargo por C5N.

Una mujer recién casada se mudó a Mumbai para vivir con su marido en un departamento de dos habitaciones en el piso más alto de una torre de departamentos. Los edificios colindantes eran igual de altos y las ventanas tenían que estar siempre cerradas.

Claudio María Domínguez

Desde la ventana, la joven mujer podía ver cómo su vecina del edificio de al lado lavaba la ropa y la ponía a secar todas las mañanas. Para la recién casada, la ropa que lavaba su vecina se veía sucia y le comentaba a su esposo la falta de voluntad que ponía aquella mujer al lavar. Cada mañana, la mujer se ponía a mirar por la ventana no bien se despertaba e inevitablemente hacía comentarios sobre la ropa “sucia” de su vecina. Esta situación continuó durante varios días, y el esposo se cansó de la intromisión de su esposa en la vida de la mujer de al lado.

Una mañana, la esposa se levantó y espió a su vecina. Se sorprendió al ver que la ropa colgada estaba impecablemente limpia. Le hizo el comentario a su esposo y agregó: “Tal vez, mis críticas le llegaron y comenzó a usar un jabón en polvo de mejor calidad”.

Con calma, el esposo le respondió: “Estaba tan cansado de tu hábito de criticar a la vecina que hoy, mientras dormías, me levanté más temprano y limpié el vidrio de nuestra ventana".

Claudio María Domínguez

La realidad física es neutra y nosotros la definimos según nuestros pensamientos, nuestra crianza, nuestras creencias, nuestras emociones. ¿Vemos las cosas como son o como somos?

La verdad es que la vemos como somos. La gente que es feliz, raramente se dedica a ver faltas en los demás. La gente profundamente infeliz, vive criticando e incluso dañando aquello que anhela y no puede ser. Cuando cambiamos la forma del ver el mundo, el mundo cambia.

Lo irónico es que cuanto más amor y buenos sentimientos tenemos, más nos vuelve de regreso. Es por ley universal. ¿Estás dando lo que querés recibir? o ¿estás tan enfocado en criticar a los demás porque no te animás a hacer cambios internos? Una vez que la mente se purifica, el mundo se ve como realmente es.

Temas