-

El reperfilamiento fue una condición del FMI para desembolsar los u$s5.400 millones

30 de agosto de 2019

Para el organismo, la deuda argentina se encuentra en una especie de limbo ya que sufrió un deterioro desde su posición de "sustentable pero no con alta probabilidad" hasta rozar el "no sustentable".

El reperfilamiento de la deuda fue una condición sine qua non del Fondo Monetario Internacional. Como Argentina ya no puede emitir bonos, no accede a préstamos de otros países, la única condición que podía ofrecerle al Fondo para que comience a destrabar el desembolso de los u$s 5.400 millones es la de “reperfilar” la deuda cuyo vencimiento se produce durante el cronograma original de repago del préstamo.

Así lo asegura Julián Guarino en Ámbito Financiero. El periodista explica que "el crédito stand by que el FMI le dio a la Argentina es 'excepcional' porque el monto va más allá de lo que le corresponde al país. Según la normativa del Fondo, sólo podía otorgar ese tipo de programa a un país si se cumplía con determinados requisitos, entre ellos, que presentase algún tipo de proyección alentadora para conseguir fondeo en el mercado de capitales y una deuda pública sustentable con alta probabilidad", explica.

Argentina no cumplía ninguna de estas dos condiciones. Ni accedía al mercado ni su deuda era considerada “sustentable” con “alta probabilidad”. Pero el respaldo político de Estados Unidos en el FMI incentivó el crédito.

Ahora, el FMI parece considerar que la Argentina no puede financiarse en el mercado voluntario y que la deuda argentina se encuentra en una especie de limbo ya que sufrió un deterioro desde su posición de “sustentable pero no con alta probabilidad” hasta rozar el “no sustentable”. Esto implicaría en el lenguaje del FMI frenar los desembolsos.

Temas