Imputaron a las autoridades de la clínica en la que murió Débora Pérez Volpin

25 de septiembre de 2019

Es una causa que se desprende de la investigación por el fallecimiento de la periodista, por la que fueron juzgados los profesionales que le hicieron la endoscopía.

El director del Sanatorio La Trinidad Roberto Martingano y el de la empresa de medicina prepaga Galeno, Eduardo Cavallo, fueron imputados este miércoles en la causa en la que se investiga si encubrieron a los médicos Diego Bialolenkier y Nélida Puente, que participaron de la endoscopia que terminó con la vida de Débora Pérez Volpin.

La fiscal de instrucción Nancy Olivieri decidió la imputación y la causa está a cargo del juez Carlos Bruniard. Se abrió la denuncia de la familia de la periodista por presunto encubrimiento ya que habrían obstacularizado la investigación de parte de la clínica y entregado un endoscopio diferente del que se usó en el estudio.

familia de debora perez volpin enrique sacco

El abogado de la familia, Diego Pirota dijo: "Desde el primer momento sostuvimos que este equipo no se había utilizado el día de la endoscopía, porque es un equipo viejo, vetusto, que no tiene nada que ver con la tecnología de los demás que tiene la clínica. Éste no graba y siempre especulamos que no conocíamos el equipo verdadero para que no pudiéramos ver las imágenes del momento en que se realizó la lesión al esófago de Débora".

La conductora murió el 6 de febrero de 2018 en el sanatorio La Trinidad de Palermo mientras le realizaban una endoscopia, estudio que le habían ordenado hacer después de que se presentara en el sanatorio por un dolor abdominal. Por su muerte fueron juzgados Bialolenkier y Puente, en un proceso que estuvo a cargo de Javier Anzoátegui. El endoscopista fue condenado a tres años de prisión condicional y 7 años y 6 meses de inhabilitación para ejercer su profesión mientras que la anestesista fue absuelta, medida que fue apelada por la familia de la periodista.

Temas