-

-

-

Ramita de "Bajoneando por hay": "Me haría ruido ir a un lugar que no está a mi acceso"

Por: Facundo Baez Rodríguez
27 de septiembre de 2019

En diálogo con minutouno.com, Ramiro Terraza cuenta como acompaña la evolución de su canal sin perder la esencia.

Uno de los fenómenos crecientes en YouTube es el de aquello canales que recomiendan lugares para comer, al punto que cada vez más gente tiende a ver uno o más videos antes decidir cuál será su próxima elección.

En este rubro, uno de los más populares en Argentina es “Bajoneando por hay”: desde Turdera y con un estilo descontracturado y sincero, “Ramita” (Ramiro Terraza) le dio forma a un proyecto exitoso que hoy tiene más de 500 mil suscriptores en YouTube y trascendió las fronteras con videos en Europa, Chile y Uruguay.

En diálogo con minutouno.com, Ramita explica cómo hizo crecer su canal sin perder la intención original.

¿Qué recordás del primer video de “Bajoneando por hay”?

- El primer video lo venía planeando hace mucho tiempo. A veces arrancar a grabar no es tan fácil. Un día dije ‘lo voy a grabar’. Salí de trabajar en un bar donde pasaba música y hacía fotos. Salí de ahí y me fui a la panchería que teníamos más cerca, que a los dos meses la clausuraron. Grabé el primer video bajoneando un pancho con jamón y queso. Era el lugar al que siempre íbamos con mis amigos. Le dije al encargado ‘estoy filmando’, puso una cara rara y le dije ‘quedate tranquilo que no te voy a filmar la cara, no voy a hablar nada malo’. Cuando algo no me gusta, ni lo edito, no es la energía que quiero transmitir. Si sé que un lugar es malo, ni me acerco. Obviamente pagué en esa ocasión.

Embed

¿Ahora ya no pagás por lo que consumís en los videos?

- En muchos casos no. La gran mayoría de los negocios en Buenos Aires y en el interior entienden que nosotros somos un cartel de publicidad gigante. No es lo mismo que se coma un pancho mi hermano que lo siguen 500 personas que a mí que me siguen 500 mil personas. Algunos hablan del término ‘influencer’. Yo digo que nos ve mucha gente y listo. A mí me pasa. Veo gente que no opina igual que yo pero terminó viendo que tiene cierta marca cerca y compro algo de la marca porque la escuché o la vi. Los lugares entienden esto y cuando se acerca gente con muchos seguidores, nos invitan lo que comemos.

¿De alguna forma, son más baratos que otras formas de publicidad?

- Una forma muchísima más barata. Si yo tuviera que cobrarle a los lugares a los que voy a comer lo que realmente vale la publicidad que termino haciendo, no es un pancho y una gaseosa. Pero cuando vos vas a comer y ves que es gente que le pone onda y está bueno, y que a la gente que te sigue le puede llegar a interesar, lo hacés.

¿Te motiva en forma especial los videos de lugares que no son tan grandes y conocidos?

- Sí, es hermoso. Me gusta ir a comer a lugares que no conoce nadie y ayudarlos, es fantástico. Me ha pasado con proyectos que subiendo algún video le subieron las ventas. En la gastronomía hay muchas personas no bien pagas, como correspondería. Algunos gastronómicos cometen el error de poner encima los números que el trato con los empleados, que es súper importante, y con la gente que viene a consumir lo que estás vendiendo. Tiene que haber un extra de calidez, mismo para que la gente vuelva a tu negocio. Si hay buena energía con tus empleados, van a trabajar mejor.

Ramita recomendación de lugares.mp4

¿Sentís la responsabilidad de que un video tuyo puede determinar que una persona vaya a comer a algún lugar en detrimento de otro, en el difícil contexto económico que vivimos?

- Obvio. Si nos basamos en oferta y demanda, nuestra opinión empieza a pesar cada vez más. Podemos cambiar el día a día de un negocio. Hay que tener mucho cuidado.

¿Por qué mostrás tanto el detrás de escena en cada video, como tus viajes en transporte público a los lugares?

- Tiene que ver con lo que me gusta contar a mí. Me gusta ver una historia, un cuentito. Para disfrutar de algo, vos pasás una transición previa. No es lo mismo que nos comamos un sanguche de milanesa acá, cómodos en un evento de YouTube con aire acondicionado, a que nos tomemos un bondi y un tren para llegar al lugar donde venden el mejor sanguche de milanesa. Ahí entendés por qué los disfrutás tanto. Por eso me gusta poner en contexto de la situación a la gente. No solo hablar de la comida, porque la comida es como el arte, es subjetiva.

Hasta hace poco vivías en Turdera: ¿le dio un extra involuntario a tu canal haber vivido en el Conurbano?

- Me gusta mostrar eso. Hay todavía cierta idea que ‘desde el Conurbano no podés hacer nada, para pegarla tenés que vivir en las ciudades’. Hoy no es necesario. Hay un montón de casos de pibes que empezaron haciendo sus contenidos desde donde nacieron y después vinieron a Capital por comodidad. Yo me mudé el año pasado recién, por un tema de estar en el centro de todo para poder disparar para cualquier lado. Pero no es necesario, yo llegué a los 100 mil suscriptores viviendo en zona sur, en Turdera. Me gustaba mostrarlo para que se vea que no es un limitante. El único limitante para hacer algo sos vos. Arrancá con lo que tenés y ahí te vas a dar cuenta si servís o no.

Ramita recomienda youtubers.mp4

Tenés un estilo muy descontracturado: ¿tuviste algún problema por eso?

- Está claro que estoy a favor de la despenalización de la marihuana. Estoy militando hace rato, yendo a las marchas. Deberíamos hablar más del tema por una cuestión de reducción de daños. Acá no hay campañas antidrogas, solamente te dicen que no las consumas. Si te fijás, las farmacias también venden drogas, es lo mismo. Hay drogas que están prohibidas y drogas que no. A nivel mundial los laboratorios están empezando a experimentar con cannabis. Si se están dando cuenta que es bueno, debería ser abierto para que cada uno elija lo que consume y no lo imponga una multinacional como las farmacéuticas. No me pasó en ningún lado que me digan ‘porque estás a favor de la marihuana no vas a poder entrar’. YouTube me permite hacer contenido cannábico en mi canal secundario, poniendo la restricción de edad, para mayores de 18. Instagram no me lo permite, siempre que hablo de eso me bajan las publicaciones. Ninguna marca de las que se acercaron me pusieron condiciones en estos sentidos.

Empezaste filmando en la panchería a la que ibas siempre: ¿qué sentís cuando filmás un video en el extranjero?

- Me pone muy contento porque el mundo lo quiero conocer hace mucho. Tengo 30 años y empecé a viajar el año pasado cuando fui a Uruguay, Chile. Y empecé a conocer el interior del país, que solo conocía Córdoba. No me hace ningún ruido los videos en el exterior, porque termino visitando cuevas, lo mismo que visito acá. Me haría ruido ir a un lugar que no está a mi acceso. Me falta recorrer más el interior del país. Conozco Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santa Fe y Entre Ríos. Me falta el sur, me falta el norte. También quiero recorrer más América del Sur.

Embed

Temas