Pasó los controles del aeropuerto de Ezeiza y llegó a Milán con un tenedor en la mochila

08 de octubre de 2019

Como no podía ser de otro modo, el episodio se volvió viral por la facilidad con la que el hombre terminó con un cubierto de su casa en el otro lado del mundo.

Hay gente que viaja con su propia almohada para descansar mejor, pero un hombre salió de Buenos Aires y terminó en Milán con un tenedor en la mochila, algo que por lo general no sucede porque hay controles antes de subir al avión con ellos.

La mayoría de las aerolíneas -por no decir todas- prohíben el traslado de objetos punzantes en los equipajes de mano como medida básica de seguridad. Eso incluye los cubiertos.

Pero el periodista Alejandro Marinelli salió del aeropuerto de Ezeiza, pasó por el de Roma y arribó a Milán con el cubierto de mango de madera, como lo mostró en Twitter desde la cabina de un vuelo de Alitalia.

Embed

"El salame soy yo, pero los controles los hace la defensa de Huracán", bromeó el periodista, que comió con su tenedor mientras el resto tenía cubiertos de plástico.

Temas