Cerveza alemana: 5 opciones para probarla en Buenos Aires

11 de octubre de 2019

minutouno.com te acerca propuestas para disfrutar el Oktoberfest.

Cinco opciones para tomar cerveza alemana en la Ciudad de Buenos Aires

  • Oktoberfest: es la cerveza de celebración de la cosecha de cebada en Alemania, que se elabora en marzo (marzen) para ser bebida popularmente en las fiestas de octubre (oktoberfest). En Buller la producen con malta Munich alemana: presenta un color ámbar cristalino y una espuma blanca de gran persistencia. Está bien enfocada a la malta, con aroma a grano, pan tostado, corteza de pan y galleta, más algunos toques florales propios del lúpulo. Además de un amargor medio que aporta balance, esta cerveza tiene buena carbonatación y un final seco. “Es una opción interesante para alguien que disfrute de la malta”, afirma el maestro cervecero Sebastián Carrillo Miño, de Buller.
  • German pills: es una auténtica cerveza alemana, que acá en Buenos Aires se puede disfrutar en Gorilla. Es una cerveza lager (quiere decir que está elaborada con levadura Lager, a diferencia de la mayoría de las cervecerías artesanales que eligen levaduras Ale), realizada con maltas alemanas y lúpulo Hallertau tradition. Es ligera, pero con buen cuerpo, y tanto en aroma como en sabor se destaca la malta, con toques de pan y bizcocho, más notas herbales y especiadas que aporta el lúpulo. “Tiene una notita de acidez que la hace adictivamente tomable”, señala Miragaya de Growlers.
  • Brew Republic: es una cerveza alemana dorada y de cuerpo ligero, con alta carbonatación, bajo amargor y poco contenido alcohólico, donde sobresalen las notas a esteres frutados. “Todo esto hace que sea una cerveza suave, muy refrescante y de mucha tomabilidad, perfecta para disfrutar de muchas pintas en pleno festejo”, concluye Simón Montes casas, dueño y brewmaster del Brew Republic.
  • Weizen: es una cerveza hecha a base de trigo, de color anaranjado y bastante turbia, con una espuma blanca, cremosa y de persistencia media, que alcanza los bordes del típico vaso largo utilizado tradicionalmente para las cervezas “weizen”. Su aroma es muy complejo: destaca el trigo con matices frutales de plátano y manzana, acompañado por notas cítricas a cáscara de limón y naranja, un punto especiado a clavo de olor, algo de levadura y un toque dulce que recuerda a la vainilla. Su cuerpo es de medio a ligero, tiene un buen nivel carbónico con burbuja muy fina, y resulta cremosa y suave al paladar. Según el Nicolás Fucci, dueño de Prinston, es indicada para quienes gustan de las cervezas suaves y ligeras.
  • Edulito Oktoberfest: se trata de una cerveza dorada, de espuma blanca y firme. Está elaborada 100% con maltas alemanas y de ahí derivan sus principales sabores: bizcocho, galletita y corteza de pan. Tiene un leve dulzor que proviene justamente de la riqueza de las maltas utilizadas pero no tiene un final empalagoso, sino más bien seco y limpio. "Es una de nuestras elegidas para celebrar esta fiesta tradicional alemana”, comenta Nicolás “Harry” Salvarrey, socio de Desarmadero Bar.
  • Schwarbzier: es una cerveza de larga data en la cultura cervecera del norte alemán. Según cuenta, Marcelo Roggio, biermaster de Peñón del Águila, esta lager se destaca por su elegancia y sutileza por lo que se la conoce como la "pilsen negra". Las maltas oscuras aportan su color sepia profundo y notas sutiles a pan tostado y chocolate, con un buen balance del lúpulo. Su espuma es suave y persistente. De alcohol moderado, cuerpo medio-bajo y final seco, es una cerveza amable y de alta tomabilidad.

Temas