-

Marziotta recorrió los hospitales Pirovano y Tornú: preocupación por el deterioro y la falta de medicamentos

17 de octubre de 2019

La candidata a vicejefa de gobierno porteño por el Frente de Todos, compañera de fórmula de Matías Lammens, se encontró con una situación alarmante de vaciamento sistemático en los centros médicos.

La candidata a vicejefa de gobierno porteño por el Frente de Todos, Gisela Marziotta, recorrió el Hospital Pirovano donde se encontró con una situación alarmante de vaciamiento sistemático. Como consecuencia de esta política, el centro médico tiene 120 camas menos que el año anterior, lo que se traduce en una reducción de seis mil internaciones anuales, y tiene un gran vacío de personal. En los últimos años se jubilaron 40 personas del área administrativa y ninguna de ellas fue reemplazada.

En conversación con la candidata, profesionales de la salud denunciaron la falta de medicamentos, la deficiencia del sistema de turnos telefónicos, la falta de personal de enfermería y el deterioro edilicio entre otros aspectos. “La atención en salud está sobresaturada. En cada box, que está preparado para tener una cama, pusieron dos y una silla para otra persona más. Y en los pasillos también ponen camillas”, relató Fernando, jefe de consultorios del hospital.

Durante los 12 años de la gestión macrista en la Ciudad, el presupuesto destinado a salud cayó de un 23 a un 18 por ciento. Al mismo tiempo se subejecutaron partidas y hubo una disminución en el promedio de camas disponibles que pasó de 7.549 en 2007 a 6.986 en 2017.

En la misma línea, el subdirector del hospital, Marcelo Newman, subrayó el atraso tecnológico que sufre la institución. “El progreso tecnológico no lo estamos acompañando y con esto me refiero a lo que tiene que ver con hemodinamia y colocación de stents. O no tener por ejemplo un aparato de diálisis y esto tampoco es lo ultra, es algo de necesidad”, explicó Newman.

Marziotta, compañera de fórmula de Matías Lammens, luego se dirigió al hospital Tornú donde se encontró con enfermeros y enfermeras de distintos hospitales de la Ciudad de Buenos Aires, quienes le manifestaron su reclamo por ser considerados profesionales de la salud.

La falta de reconocimiento desencadena que tengan ingresos menores a los de otros profesionales de la misma área y peores condiciones laborales.

“El 80 por ciento de enfermeras somos mujeres. Las estadísticas apuntan que la mayoría de las enfermeras no nos jubilamos. O nos morimos antes por consecuencia de tener dos o tres trabajos porque cobramos por debajo de la línea de la pobreza, o nos morimos poco tiempo después de hacerlo”, explicó a la candidata una de las presentes. Al cierre del encuentro, Marziotta se comprometió a elevar de categoría a enfermeros y enfermeras.