-

Macri siguió la disparada del dólar y la brusca caída de reservas comiendo asado en Olivos

25 de octubre de 2019

El Presidente se sumó al almuerzo de los viernes en los jardines de la Quinta de Olivos que habitualmente son encabezados por Marcos Peña. Mientras comían, el peso se devaluaba y el billete estadounidense quedaba en $65.

El presidente Mauricio Macri pasó su jornada en la Quinta de Olivos siguiendo la cotización del dólar y la caída de reservas mientras compartía un asado con sus colaboradores. El mandatario se recluyó para estar al tanto de la volatilidad en el marcado cambiario en el último día hábil antes de las elecciones y, al respecto, recibió información suministrada por el Banco Central y el Ministerio de Economía.

Al mediodía, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, realizó el habitual almuerzo en Olivos con ministros y otros funcionarios del Gabinete, aunque esta vez el encuentro estuvo encabezado por el propio Macri, que se sumó a la comida en los jardines de la residencia.

Estuvieron allí los ministros Rogelio Frigerio, Jorge Faurie, Hernán Lacunza, Dante Sica, Patricia Bullrich, Andrés Ibarra, Carolina Stanley y Germán Garavano, además del secretario de Comunicación Pública, Jorge Grecco, entre otros.

Como consecuencia de la intervención oficial en el mercado de cambios, el pago de vencimientos de Letes no reperfiladas, más el adelantamiento de dólares físicos a bancos, las reservas internacionales del Banco Central de la República Argentina (BCRA) cayeron este viernes otro 1.755 millones de dólares, por lo que desde las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) la fuga de divisas llegó a los 22.805 millones de dólares.

En el Banco Nación, el dólar subió $2,50 a $65

Temas