"Ojos que no ven... Movimiento Espartaco" se estrena en el Xirgu

29 de octubre de 2019

Este miércoles 30 de octubre a las 20 se presenta la coproducción de UNTREF Media y el Colectivo Espartacas.

En el Xirgu Espacio UNTREF tendrá lugar el estreno de Ojos que no ven… Movimiento Espartaco, historia que desarrolla las particularidades de un grupo de artistas que tuvo su máximo apogeo en la década de 1960. La coproducción realizada entre UNTREF MEDIA y el Colectivo Espartacas se proyectará el 30 de octubre desde las 20:00 horas en el espacio multicultural de la UNTREF.

Dirigido por Ana Caride Burgos, este documental narra la historia de Malena –hija de Carlos Sessano, pintor que perteneció al Movimiento Espartaco–, quien inicia una búsqueda que reconstruye las vivencias de un grupo conformado por nueve artistas plásticos. Partiendo de testimonios actuales, principalmente de voces de ex integrantes del movimiento, se desprenden otras pesquisas que implican a familiares y profesionales vinculados a la historia de Espartaco a lo largo de varios países, tales como Argentina, España, Bolivia, Suecia y Canadá.

Ana señaló que el documental es el resultado de una larga experiencia e investigación y que su rodaje y postproducción llevó cinco años de trabajo. Además, destacó que sin la generosidad y solidaridad de los familiares de los artistas pertenecientes al Movimiento, la película no hubiera sido posible: "nos abrieron las puertas de su casa, de los archivos fotográficos de los artistas, de sus estudios, de su memoria, de su corazón, de todo".

Las familias de Ana y Malena se exiliaron en Valencia por la última dictadura militar de nuestro país. Allí se conocieron y luego de que, en el año 2011, Malena descubriera el archivo de su padre, decidieron realizar el documental y comenzaron a trabajar juntas para dar a conocer no solo el Movimiento en sí mismo, sino también el contexto político y social en el que tuvo lugar y todo lo que eso significó para este grupo y sus familias.

El Movimiento Espartaco se forma en el año 1959 en nuestro país, con el objetivo de aglutinar a todos aquellos pintores que compartieran la aspiración de ser parte de un arte de masas militante, y que a la vez expresara el reencuentro con la identidad nacional colectiva, histórica y social en América Latina.

Por su parte, Malena contó que a través de la historia de la película pudo hacer un acto de reparación y como dicen de desexilio. Si bien el exilio viene impuesto, el desexilio es una decisión propia y personal, una responsabilidad de cada uno.

Este documental, que intenta reparar los vínculos afectivos e identitarios que generaron el desarraigo del exilio familiar, fue seleccionado para participar en la sección Cultura del apartado Latinoamérica en Perspectiva, en el 40º Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba. Además, fue parte del 9º Festival Internacional de Cine Político (FICP) y del 18º Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos (FICDH) en Buenos Aires.

Temas