-

-

Diputados y senadores de la oposición repudiaron el golpe de Estado en Bolivia pese a las evasivas del macrismo

13 de noviembre de 2019

La Cámara alta votó un proyecto de resolución con la abstención del radicalismo y el rechazo del PRO. En la baja se votó a mano alzada para evitar que el macrismo se exprese en contra.

El Senado aprobó este miércoles una declaración de "enérgico repudio al golpe de Estado" en Bolivia impulsada por el peronismo, aunque varios legisladores de Cambiemos cambiaron el sentido su voto para evitar que la sesión se quedara sin quórum.

La declaración se aprobó con 29 votos a favor, 8 en contra y 4 abstenciones, pero en realidad hubo seis senadores de Cambiemos que iban a abstenerse y votaron en contra para evitar que la sesión se quedara sin quórum, por lo que los votos en contra genuinos fueron dos.

Dado que las abstenciones restan al quórum necesario para sesionar (37 senadores), la oposición y el oficialismo acordaron en pleno recinto, con la mediación del presidente provisional de la Cámara, Federico Pinedo, evitar esa situación.

El acuerdo final fue consecuente con el clima del debate, donde a pesar de que el peronismo y Cambiemos presentaron proyectos separados y de que no faltaron críticas a la posición del Gobierno, los senadores se cuidaron de llevar adelante una sesión sin estridencias ni confrontación.

Felipe Solá y Emilio Monzó
Felipe Solá dialoga con Emilio Monzó
Felipe Solá dialoga con Emilio Monzó

En tanto, la Cámara de Diputados aprobó este miércoles en sesión especial, con votación a mano alzada, el proyecto de declaración en repudio al golpe de Estado en Bolivia que impulsó la oposición.

El mecanismo de votación en Diputados fue resuelto por el presidente de esa Cámara, Emilio Monzó, luego de que la oposición y el oficialismo no pudieran limar diferencias ni ponerse de acuerdo en un texto común.

Tras casi cinco horas de sesión, Cambiemos se encaminaba a la abstención pero la modalidad de votación impidió que pudiera expresarse en ese sentido.

El proyecto oficialista evitaba la expresión "golpe de Estado" y en cambio proponía aludir a los acontecimientos que precipitaron la salida de Evo Morales del poder como una situación de "quiebre institucional".

Temas