-

-

-

-

El protocolo para el aborto de Rubinstein recrudece la interna de Cambiemos: radicales rechazaron la decisión de Macri

20 de noviembre de 2019

Desde el partido centenario salieron a respaldar al secretario de Salud por la resolución que el presidente saliente dará de baja. Se suma a la grieta entre el Pro y la UCR por el golpe de Estado en Bolivia.

El Comité Nacional de la Unión Cívica Radical y los dirigentes Ernesto Sanz y Martín Lousteau salieron a respaldar a su correligionario Adolfo Rubinstein luego de que el presidente Mauricio Macri decidiera derogar la actualización del protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo.

Embed

"En concordancia con los valores de nuestro partido, desde el Comité Nacional y la mesa de la Convención Nacional de la UCR creemos necesaria la resolución ministerial 3158/19, que da lugar al protocolo de Interrupción Voluntaria del Embarazo", expresó el centenario partido en un comunicado.

"Mi solidaridad, apoyo y afecto a Adolfo Rubinstein, un funcionario ejemplar, un lujo de la salud pública. Como tantos radicales a lo largo y ancho del país, nos sentimos orgullosos de su gestión", publicó el mendocino que fue uno de los fundadores de la alianza Cambiemos en 2015.

Embed

Sanz se expresó así luego de que el presidente saliente Maurcio Macri le solicitara a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, revocar la actualización del protocolo de aborto no punible que la Secretaría de Salud había publicado en el Boletín Oficial.

Embed

En tanto, Lousteau consideró que "es una verdadera pena que el presidente" Mauricio Macri decidiera "un retroceso tan grande".

"Reafirmamos nuestro compromiso con la Ley de interrupción voluntaria del embarazo como una política central de salud pública y con la lucha llevada adelante por el colectivo de mujeres y jóvenes", sostuvo además el senador electo, quien forma parte del sector de Juntos por el Cambio que está a favor del aborto.

En un comunicado, Lousteau manifestó su "respaldo al secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, que lo único que hizo fue cumplir con el Código Penal y el fallo F.A.L. de la Corte Suprema".

"Este gobierno dio un gran paso adelante cuándo abrió el debate sobre el aborto y hoy el Presidente sorprende con esta decisión contradictoria y que reprobamos", concluyó.

SE PROFUNDIZA LA GRIETA

El golpe de Estado en Bolivia fue el primer tema en el que se diferenciaron los dos partidos más populosos de la coalición que gobernará hasta el 10 de diciembre. Mientras Macri decía estar “preocupado” y el canciller Jorge Faurie negaba la interrupción violenta del orden constitucional, los “boinas blancas” repudiaban al gobierno de facto boliviano en compañía de Daniel Lipovetzky, un hombre del Pro que cada vez se distancia más. El gobernador jujeño Gerardo Morales y el cordobés Mario Negri fueron algunas de las voces que se pronunciaron.

De la tercera pata de lo que fue Juntos para el Cambio, la Coalición Cívica de Elisa Carrio, la dirigente Paula Oliveto dijo que “acá y en la China esto es un golpe”, sobre lo acontecido en Bolivia. "Condenamos el golpe. Condenamos la violencia. Queremos libertad para Bolivia. Y eso significa que los ciudadanos se puedan expresar libremente, que haya elecciones transparentes, que nadie se quiera eternizar en el poder y que se respete la división de poderes", agregó la diputada.

Temas