El misterioso mensaje pintado en un oso polar que alarmó a los científicos

04 de diciembre de 2019

Un miembro del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) publicó la imagen del animal con un mensaje de la Segunda Guerra Mundial y generó controversia.

Las imágenes de un oso polar con los caracteres "T-34" pintados en negro sobre su cuerpo despertó la curiosidad de miles de personas en Rusia y alarmó a los científicos al considerar que podría resultar mortal para el animal.

Algunos calificaron como "broma de mal gusto" los caracteres "T-34", que hacen referencia a un modelo de tanque que jugó un papel fundamental en la victoria de la Unión Soviética sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

oso polar


Sergey Kavry, miembro del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), publicó el video el pasado sábado, después de que se viralizara entre las conversaciones de sus conocidos en WhatsApp. “¡¿Por qué?!, ¿Por qué?”, cuestionó Kavry en la plataforma creada por Mark Zuckerberg, donde además explicó algunos de las complicaciones que tendrá el oso polar a partir de ahora: “¡No podrá cazar discretamente! Por inanición, comenzará a tomar presas, morirse o paralizar a otros”.

Se desconoce quién pintó al oso, cómo, ni para qué lo hizo. Las autoridades investigan para descubrir en qué punto de la Rusia Ártica se grabó el video antes de hacerse viral en redes sociales.

Un científico del Instituto de Problemas Biológicos del Norte, Anatoly Kochnev, dijo que era poco probable que el oso pudiera haber sido pintado sin ser sedado antes.

En su opinión, el animal no podía estar en movimiento mientras lo rociaban porque "los caracteres están escritos de manera uniforme y son todos del mismo tamaño".

Kochnev dijo que las marcas podrían tardar semanas en desaparecer y causar serios problemas al animal, ya que depende de su pelaje blancopara ocultarse entre la nieve y el hielo a la hora de cazar a sus presas.

Las autoridades tratan de determinar dónde se grabó el video, pero Kochnev sugirió que podría tratarse de la remota región de Novaya Zemlya.

Esta zona vivió en los últimos meses un aumento del número de osos polares que entran a áreas pobladas, lo que llevó incluso a declarar estado de emergencia en febrero y a que algunos de ellos fueran sedados para evitar hipotéticos ataques a los habitantes.

Sin embargo, los expertos que atendieron y examinaron al oso polar tras su visita a Norilsk, creen que el ejemplar no abandonó su hábitat por voluntad propia, y que no hizo un viaje de cientos de kilómetros en busca de alimento.

En realidad piensan que fueron cazadores furtivos quienes capturaron al animal y lo mantuvieron en cautividad hasta que escapó.

Temas