-

La pelea por la generación de expectativas

27 de diciembre de 2019

El plan de gobierno de Alberto Fernández plasmado en la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva y las primeras medidas de gestión tomadas por el equipo económico y social deberían haber instalado la idea de un cambio radical del clima político, económico y social que reinó los últimos cuatro años y abrir un período de expectativas positivas sobre el desarrollo personal y del conjunto de la sociedad.

Esa generación de expectativas está también contemplada en el modelo económico, basado en una rápida reactivación del aparato productivo vía inyección de recursos para impulsar el consumo. En la medida que ese plan se consolide, se logrará la salida de la recesión y la posibilidad de dejar atrás el modelo neoliberal de Mauricio Macri.

Y es a esa generación de expectativas es adonde apuntó la oposición, para intentar abortar cualquier mejora de la economía que exponga el fracaso de la anterior gestión.

La movilización del campo, como exponente de la oposición, estuvo motorizada por los dirigentes partidarios de PRO, el partido político del ex presidente Macri, y no por las entidades agropecuarias ni de base ni de cúpula que por el contrario se sentaron a negociar con el gobierno la famosa segmentación para compensar a los pequeños ymedianos productores.

Con algunos tractores en la calle y el apoyo de las principales empresas de medios de comunicación se potencia la protesta dando entidad de "campo" a una manifestación de un partido opositor.

Esas mismas empresas periodísticas buscan presentar como un ajuste sobre el conjunto de los jubilados un paquete de medias que significaun incremento de 2,14% del PBI de recaudación sobre sectores ganadores del modelo neoliberal mientras se congelan tarifas, se pagan bonos ajubilados, pensionados y AUH, se recompone el plan remediar para entregar remedios gratis y adelantan aumento salariales a empleados privados entre otras medidas que beneficiaron al sector que claramente perdió los últimos cuatro años.

De la misma manera que se intenta presentar como un impuestazo bonaerense un ajuste nominal de los impuestos, por debajo de los que aplicaron dos distritos con gobiernos aliados de Macri, el de laCiudad de Buenos Aires en manos de Horacio Rodríguez Larreta y el de Córdoba gobernada por Juan Schiaretti.

En la provincia de Buenos Aires, el gobernador Axel Kicillof impulsó un proyecto impositivo que aumenta la carga sobre 200 propietarios más ricos de la provincia para compensar una rebaja al 86% de menos ingresos.

La generación de expectativas es determinante para cambiar el modelo socioeconómico que dejó el neoliberalismo, por eso el Gobierno debería encarar una mejora en la política de comunicación y asumir que la oposición no está en el Congreso sino en la agenda de los medios.