-

Una familia de Moreno desapareció cuando volvía de Carataras del Iguazú

30 de diciembre de 2019

Los Decheff viajaron con sus tres hijas a Misiones en su camioneta Ford Ecosport, pero desde el sábado nadie sabe nada de ellos.

Gladys y Miguel Decheff hicieron realidad su sueño de conocer las Cataratas del Iguazú, en Misiones, junto a sus tres hijas: Micaela, de 17 años, Camila, de 14, y Celeste, de 6. Pero cuando llegó el momento de regresar a su casa en Buenos Aires la familia completa desapareció.

Los Decheff viajaban en su Ford Ecosport negra (con patente FRX 105) y la última comunicación que tuvo su familia fue el sábado pasadas las 9 de la mañana, cuando Micaela subió una historia a su perfil de Whatsapp donde se la veía en una estación de servicio, informó el sitio Crónica.

La primera en notar la ausencia de los Decheff fue Antonella Jolliman, la prima de Gladys Decheff, quien había quedado de casera del hogar familiar en el Barrio 2000 de Moreno, provincia de Buenos Aires.

Para las 11 de la mañana ya estaban apagados los celulares de Gladys, de 39 años, y de su segunda hija, Camila. El de Micaela estaba prendido pero la adolescente no atenía. "Hasta ese momento, las vacaciones fueron geniales. Ninguna tuvimos sospecha de nada", expresó Jolliman.

"Mi prima es una persona que vive con el celular encima. Estaban en constante comunicación, somos una familia muy unida. En los lugares en que podían estar, no están. Estamos desesperados", agregó la mujer.

Como ella, Javier, el hermano de Gladys, se mostró extrañado por la ausencia del matrimonio y sus hijas. "Ellos salieron el sábado 21 y hasta el 26 a las 8 de la mañana estuvimos comunicados", aseguró al canal Crónica.

"Es raro todo porque nosostros somos una familia muy unida, adonde vamos mandamos mensajes, llamamos, mandamos fotos", aseguró el hombre.

Pero el misterio persiste y Jolliman aseguró que cuando quiso denunciar la desaparición de los Decheff en la Gendarmería "no la quisieron tomar porque dijeron que tenemos que ir hacerla desde el último lugar donde ellos estuvieron".

"Gladys es trabajadora, mi cuñado también trabaja, es una familia unida, contenta. Somos unidos, nunca una pelea, vivimos a dos tres cuadras. Por eso me parece raro todo esto. Vamos a pedirle a Dios que estén sanos", expresó por su parte Javier.

Temas