Semana laboral de cuatro días: la innovadora propuesta de la primera ministra de Finlandia

07 de enero de 2020

Sanna Marin aseguró que el objetivo de la medida es mejorar la vida laboral de los trabajadores y que puedan pasar más tiempo con sus familias.

¡El sueño de muchos! La recién nombrada primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, lanzó una propuesta que pretende dar un giro radical a la forma de trabajo y estilo de vida de los ciudadanos del país europeo.

La ministra pretende reducir la semana laboral a 4 días, que el día de trabajo sea sólo de seis horas y que además los horarios sean flexibles. Actualmente se trabaja 5 días a la semana y 8 horas diarias.

Marin, de 34 años, pertenece al Partido Social Demócrata y lidera una coalición de centroizquierda de cinco partidos, totalmente dirigida por mujeres. La coalición quiere poner en funcionamiento una prueba de este nuevo horario. “Creo que las personas merecen pasar más tiempo con sus familias, seres queridos, pasatiempos y otros aspectos de la vida, como la cultura. Este podría ser el siguiente paso para nosotros en la vida laboral”, explicó Marin. Hasta ahora, Finlandia tenía una jornada laboral diaria de ocho horas.

El país destaca por estar a la vanguardia en lo que refiere a la flexibilización de los horarios de trabajo y durante décadas ha estado experimentando cambios. En 1996 implementó el Pacto de Horas de Trabajo, una ley que otorga a la mayoría de los empleados el derecho de ajustar sus horas de trabajo hasta tres horas antes o más tarde al comenzar o terminar.

La medida no está exenta de críticas. Hay quienes consideran que una reducción de las horas de trabajo sin ir acompañada de una reducción del salario supone un mayor coste para las empresas. Sin embargo, los defensores de la iniciativa aseguran que la productividad en los trabajadores aumenta, por lo que el resultado es positivo para la empresa y el trabajador.

Marin no es la primera política en plantear la idea de reducir las horas de trabajo. Su vecina Suecia implementó durante un par de años jornadas de trabajo de seis horas y los primeros resultados sugieren que el movimiento aumentó la productividad.

Más al sur, el Partido Laborista del Reino Unido dijo en septiembre que, de ser elegido, implantaría una semana laboral de 32 horas en un plazo de 10 años. En Francia, la semana laboral estándar es de 35 horas.

El sector privado también experimentó con esta idea por cuenta propia. Perpetual Guardina, una empresa de Nueva Zelanda de 240 empleados, probó una semana laboral de cuatro días antes de adoptar formalmente la política en noviembre de 2018.

En tanto, la empresa Microsoft en Japón también implementó una semana laboral de cuatro días el verano pasado. La compañía dijo que los empleados eran un 40% más productivos y que la política era particularmente popular entre los trabajadores más jóvenes.

Actualmente, Finlandia es el país con uno de los niveles más altos de cobertura sindical en Europa. El 91% de los empleados finlandeses están cubiertos por convenios colectivos que garantizan el tiempo de trabajo, el salario y las condiciones. Una cifra que destaca enormemente por encima del promedio de la UE, del 60 por ciento. En España, según un informe reciente de la OCDE, el nivel de afiliación sindical alcanza el 13,7% de los asalariados, el nivel más bajo desde 1990.

Temas