-

-

-

Crimen de Báez Sosa: encontraron 10 celulares y ya los desbloquearon, pero la pericia podría demorarse

28 de enero de 2020

Los técnicos de la Policía Federal trabajan sobre smatphones. Entre los aparados "abiertos" está el de Máximo Thomsen, el rugbier más complicado.

Los peritos de la Policía Federal en Mar del Plata lograron desbloquear diez celulares en la investigación por la causa por el homicidio de Fernando Báez Sosa. De acuerdo con lo que explicó Leandro Gabriele, enviado especial de C5N en Villa Gesell, uno de los smartphones no fue encontrado.

Este lunes bajaron la información de los primeros tres teléfonos, según publicó Clarín, y este martes seguirán con las tareas, de modo que se espera que finalicen entre jueves y viernes. Luego se deberá procesar toda la información, inclusive aunque haya sido borrada.

Los peritos de la Agencia Federal Regional de Mar del Plata utilizaron para “abrir” los celulares dispositivos llamados UFED (Universal Forensic Extraction Device), que extraen y decodifican la información de la gran mayoría de los móviles del mercado. A la UFED que se utiliza en Mar del Plata, se sumaron otras dos traídas desde la Ciudad de Buenos Aires.

Sin embargo, explicaron fuentes del caso a Clarín, la pericia podría demorarse más de lo estipulado en principio porque hay aparatos con capacidades superiores a los 256 gigabytes. Además, si bien los investigadores habían presentado reparos sobre las chances de poder abrir los iPhones, lo cierto es que ya lo lograron.

Entre esos teléfonos está el de Máximo Thomsen, quien es el más complicado porque un testigo presencial lo señaló en su declaración como quien actuaba como líder de los atacantes y en la rueda de reconocimiento fue marcado como el que le pateaba la cabeza a Fernando cuando yacía inconsciente.

El teléfono de Pablo Ventura, quien fue detenido en Zárate y luego liberado porque pudo probar que no se encontraba en Villa Gesell la noche del crimen, también está siendo peritado. Pero en su caso los técnicos cuentan con la clave que él mismo les reveló. Tendrán que confirmar entonces en qué celdas se movió el aparato celular esa noche para confirmar que el joven, quien en las sucesivas ruedas de reconocimiento no fue señalado por ningún testigo, la madrugada del 18 de enero estaba en Zárate.

Temas