Tailandia: abatieron al soldado que atacó a civiles en un shopping

09 de febrero de 2020

Jakrapanth Thomma estaba atrincherado en el centro comercial Terminal 21, ubicado a 250 kilómetros de Bangkok. Las autoridades aseguraron que "se volvió loco".

El soldado tailandés que este sábado mató al menos a 26 personas e hirió a otras 52 en un ataque que incluyó disparos dentro de una base militar y en un centro comercial del este de Tailandia, fue abatido por la policía.

La policía mató al autor del hecho, identificado como Jakrapanth Thomma, quien se mantenía atrincherado en un popular centro comercial de la ciudad tailandesa de Nakhon Ratchasima.

Embed

Fuerzas especiales y de seguridad mantenían rodeado el shopping en el que el sospechoso se encontraba atrincherado y el operativo desplegado para reducir al atacante incluyó el traslado de su madre hasta el lugar, para intentar su rendición.

Unas seis horas después de que el asaltante ingresara a Terminal 21, el popular centro comercial donde se encontraba atrincherado, los cuerpos de élite lograron entrar y controlar parte del recinto mientras decenas de personas que estaban atrapadas y escondidas allí fueron evacuadas.

El soldado disparó a primeras horas de la tarde contra un comandante y algunos compañeros en una base militar de las afueras de la ciudad y luego robó un vehículo militar, armas y municiones para desplazarse.

En el trayecto hasta el centro comercial, el militar abrió fuego contra un templo y otros lugares. Al llegar a Terminal 21, comenzó a disparar indiscriminadamente con un fusil de asalto contra peatones y automóviles, para luego entrar en el recinto y continuar el tiroteo, mientras cientos de personas huían aterrorizadas.

Mientras desarrollaba el ataque, el militar realizó varias publicaciones con fotos y videos en su perfil de Facebook, que sería desactivado más tarde. "¿Debo rendirme?" y "Nadie puede escapar a la muerte", fueron algunos de sus comentarios.

En uno de los videos, podía verse al hombre con un casco y uniforme militar manejando el jeep y diciendo estar "cansado". "Ya no puedo apoyar más mi dedo", decía al imitar un gatillo con su mano.

Además de los disparos, en el centro de compras hubo una fuerte explosión y un incendio, aparentemente debido a la deflagración de una garrafa de gas que estaba en un restaurante del recinto.

El vocero del Ministerio de Defensa, Kongcheep Tantrawanit, indicó que las autoridades desconocen las razones del ataque y esgrimió simplemente que el soldado "se volvió loco". Sin embargo, en los comentarios de Facebook, que luego fueron borrados, el supuesto asaltante hablaba de una venganza contra el cuerpo militar.

Temas