-

Cientos de miles de chinos volvieron a sus trabajos tras el Año Nuevo Lunar

10 de febrero de 2020

Las autoridades alentaron a los empleadores a que impongan "medidas de precaución" para el regreso de su fuerza laboral con la consigna de volver "de manera ordenada".

La amenaza del coronavirus podría causar un caos en el regreso de cientos de miles de trabajadores chinos que tienen que volver a sus puestos tras las vacaciones por el Año Nuevo Lunar en plena crisis sanitaria en la que ya murieron 908 personas.

Con el fin de las vacaciones por el Año Nuevo lunar, que en muchas provincias se habían prolongado hasta este lunes, los jefes se vieron obligados a convocar a los empleados en vez de permitir que trabajen desde sus casas.

"Para volver al trabajo debemos disponer de más máscaras, desinfectantes y termómetros. No podríamos pasar una inspección del Gobierno en esta circunstancias", comentó a ese periódico el dueño de una fábrica automotriz en la provincia oriental de Jiangsu.

La consigna oficial es volver al trabajo "de manera ordenada" y desde el Gobierno chino pidieron a los empleadores imponer "medidas de precaución" para evitar contagios.

Pero de los 10 millones de personas que partieron de Beijing para las vacaciones, 8 millones todavía no habían regresado a sus puestos de trabajo la semana pasada, informó el periódico Global Times.

De hecho hubo una baja notable de trenes a Beijing, Shanghai, Cantón y Shenzhen cargados de trabajadores dispuestos a reanudar sus rutinas.

Sin embargo, el presidente chino, Xi Jinping, realizó este lunes una inspección sorpresa en Beijing en su primera aparición pública desde que estalló el brote.

Hasta la fecha se registraron 908 muertes por coronavirus en China. Wuhan, la capital de Hubei y epicentro del brote, está en cuarentena desde el 23 de enero y allí fallecieron 91 de las últimas 97 víctimas.

Temas