-

Kicillof dijo que en dos meses hizo "un shock de gestión" en "un castillo de Disney en ruinas"

16 de febrero de 2020

En un balance de su incipiente gestión, el gobernador bonaerense apuntó al anterior mandato, se refirió a la deuda y a la relación con los intendentes.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel K icillof, afirmó este domingo que en los dos meses primeros meses de mandato realizó "un shock de gestión" en un distrito que "es un castillo de Disney en ruinas y tierra arrasada al cuadrado". También indicó que "la negociación de deuda provincial va a quedar muy atada a la nacional".

"Yo tengo una deuda de 11.000 millones de dólares, Nación de 320 mil millones, con vencimientos por 160 mil millones. Es lógico que lo negocie Nación”, argumentó el mandatario bonaerense a la agencia DIB y agregó: “Dicho esto, tenemos que llegar al mejor resultado, lo que está relacionado con la sostenibilidad".

“A nosotros nos toca defender a la provincia y lo vamos a hacer, pero una provincia no tiene forma de litigar en el tribunal extranjero, no tiene embajadas ni reservas internacionales”, argumentó y recordó que “la experiencia muestra que son los países los que llevan adelante buena parte del diálogo con los bonistas".

Mientras tanto, expuso que aún no se acostumbra a ese "castillo de Disney en ruinas" donde "abrís el agua caliente y tarda quince minutos en salir".

El mandatario sostuvo que en la gestión de la ex gobernadora María Eugenia Vidal "hubo un desprecio muy grande por el Estado, por sus funciones y sus trabajadores. Se ve hasta en la espantosa situación edilicia que dejaron, que es un síntoma porque tampoco trabajaban acá, alquilaban oficinas fastuosas y gobernaban a control remoto. Llegar fue como raspar el decorado de un teatro: parecía lindo, raspamos y atrás no había nada".

En otro tramo de la entrevista advirtió: "A mí no me van a distraer con operaciones políticas, presuntas roscas o internas. Tampoco quiero que distraigan a los bonaerenses". En ese sentido, denunció: "Hay diarios de muchísima circulación que también tienen una posición política y que en los últimos 10 años no han publicado una línea positiva respecto de lo que yo hago".

"Yo quiero tener una oposición. Lo que me pone en alerta son los dobles discursos. Deberían tener en cuenta el cuadro que presenta la Provincia y que no es un diagnóstico que digo yo, sino que lo han dicho las urnas", añadió y resaltó que vio a "la gente de Vidal quejándose de aumentos, cuando nada de lo que planteamos representaba ni el 20% de la suba de luz que dejó firmada y que yo revertí".

Kicillof agregó: "Nos necesitamos mutuamente, entonces venir a plantear posiciones exageradas, impostadas, cercanas al ridículo”.

Luego negó que intendentes del Conurbano estén enojados y no le atiendan las llamadas telefónicas. "Leí una nota que decía que no me atienden el Whatsapp. Si vieran mi teléfono, a lo mejor me sale decirlo de forma fea, pero a veces demasiado me atienden y responden. Estoy absolutamente conforme con la relación que tenemos, y hay un diálogo muy fluido y franco, donde no todos son flores porque eso es lógico".

Temas