-

-

Dejen a Martina Raspo jugar al fútbol

07 de marzo de 2020

Martina Raspo tiene nueve años y no la dejan jugar por los puntos en un torneo de Córdoba solamente por ser nena.

“Dejen a Martina jugar” fue el grito que se replicó en las redes sociales en las últimas semanas. Martina Raspo tiene nueve años y es jugadora del club Tiro Federal y Deportivo Morteros de la provincia de Córdoba. Es zurda, se desempeña como volante por izquierda, pero la Liga Regional de fútbol infantil de San Francisco no la deja jugar por los puntos por ser mujer.

Desde que a los seis años, cuando la llevaron por primera vez a patear una pelota al club Independiente de San Cristóbal, Santa Fe –de donde es oriunda- Martina tiene que convivir con los prejuicios, con las burlas de los compañeros, con las miradas y palabras de los adultos que están en contra de que juegue solo por ser una nena.

Hace una semana, tras una intensa campaña de lucha, llegaba la feliz noticia que la habían fichado para jugar este sábado su primer partido oficial. Pero la historia fue otra y el final estuvo cargado de violencia y de imposiciones contra ella, una nena de nueve años, a horas del 8M, Día Internacional de la Mujer.

Martina raspo ok 4.jpg

El sábado por la mañana, Carolina Bulacio y Pablo Raspo –padres de Martina- la llevaron a Morteros para que fichara. Sin embargo, cuando quisieron ingresar al vestuario se encontraron con personal de seguridad del club que se los impidió. Los dirigentes no aparecieron. Tampoco lo hicieron el coordinador de fútbol infantil ni el propio profesor de “Marti”. Nadie dio la cara.

Nos la veíamos venir, esto era un arreglo entre todos, ni se pusieron de acuerdo para mentirnos”, explicó Pablo a minutouno.com. “El coordinador nos había dicho que la lleváramos a las 10:30al partido remanente -que es el partido que hacen en la previa con los jugadores que ‘sobran’-, pero el profe nos dijo que no era necesario y que fuera directamente al partido oficial”.

Tanto Pablo como Carolina se encargaron de preparar a Martina mentalmente en caso de que no pudiese jugar, pero ningún miembro de la familia tenía previsto la hostilidad y la violencia con la que les prohibieron el ingreso. “Apenas llegamos nos dijeron que estaba deshabilitada para jugar, ni le dejaron poner su huella. Nos explicaron todo como les convenía a ellos para confundir las cosas”, comentó el padre de "Marti".

Martina Raspo ok 1.jpg

Ante la actitud de Morteros y de la Liga regional, los padres no dudan: “Para nosotros es un complot entre la Liga y el club para no dejarla jugar: el club porque cuida sus intereses económicos y la Liga porque no quieren cambiar el pensamiento. ¡Están jugando con una nena de nueve años! Me llama la atención que pongan un seguridad por una nena de nu-e-ve años que lo único que quiere es divertirse, llegar a ese extremo…”.

Sobre Martina, no dudan tampoco: “Tenemos una guerrera, una chica que va para adelante y no le importa. Vemos que tiene una meta y la apoyamos siempre”.

Los padres de Martina, asesorados con abogados y personal del Inadi, no salen de la sorpresa, aunque tienen previsto batallar contra las ideas machistas y patriarcales de la Liga: “Nuestra idea es seguir con la lucha a muerte porque queremos que den la cara los que la tienen que dar, que no se escondan, que nos digan la verdad. Ella lo único que quiere es jugar el fútbol, ama el fútbol. Hacemos esto por ella y por todas las nenas que quieren jugar”.

El apoyo del Inadi en la lucha de Martina

Una de las piezas claves en la batalla fue el soporte brindado por el personal del Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo), quienes comenzaron a trabajar con la familia de Martina desde el principio al considerar que se trataba de una situación que ameritaba la intervención en la defensa y protección de derechos del niño, con la presunción de que estaba siendo excluida por su condición de mujer.

Martina Raspo ok 2.jpg

El trabajo no fue solo del Inadi y la familia de Martina contó también con el apoyo de jugadoras, deportistas y organizaciones feministas y futboleras de Córdoba y del país con una intensa campaña que se vio reflejada en las redes sociales y que hizo ruido.

Carina Bittar, delegada del Inadi en Córdoba explicó a minutouno.com que “Martina está fichada en la Liga porque no hay ningún reglamento que lo impida. Si existiese esa ley, el tema de discusión sería otro”.

“No pudimos encontrar un reglamento que prohíba que juegue y se pueda aplicar en esta ocasión, y no hay ningún papel que diga que el club va a ser multado. Para que haya una multa hay que estar faltando o incumpliendo un reglamento, y no hay”, explicó sobre los rumores que circularon en cuanto a la quita de puntos de la Liga a Morteros.

“El club está muy presionado social y deportivamente, es un club tradicional del pueblo”, reconoce Carina pero insiste: “Estamos hablando de fútbol infantil. Cualquier debate sobre corporalidades y fuerza queda afuera. Todos los niños son iguales. Le quitan la posibilidad a Martina de hacer lo que quiere hacer”.

“Martina cuenta con la protección de su familia. La exposición de Martina ocurre porque ocurre la prohibición. La familia decide acompañar a la nena y a ella se le consulta todo. Las mujeres muchas veces nos vemos obligadas a sacar lo público y exponerlo. No re victimicemos a Martina ni a los padres”, remarca Bittar.

Temas