-

-

Tras el cierre negativo de este lunes, los contratos de petróleo de mayo cerraron a U$S10

21 de abril de 2020

Se trata de una suba de 48 dólares tras el histórico golpe que sufrió el petróleo, entre otros motivos, por la pandemia de coronavirus.

El precio del petróleo de la variedad WTI subió 48 dólares este martes en comparación con el cierre de este lunes y terminó el día en 10 dólares por barril, lo que representa una suba de 126,6%. Esto ocurre luego de otra rueda de alta volatilidad en el mercado de hidrocarburos por la pandemia de coronavirus, en el que el valor del Brent londinense se ubicó abajo de los 20 dólares, con una caída de 22,3%.

Luego de la histórica debacle de este lunes, los contratos para entrega en mayo comenzaron a subir en sus precios, después de que el secretario de Energía de Estados Unidos, Dan Brouillette, afirmara que irá al Congreso para que apruebe una recomposición de las reservas estratégicas.

Mientras tanto, el presidente Donald Trump dijo que era necesario acrecentar las reservas estratégicas de petróleo en unos 75 millones de barriles, lo que equivale al consumo promedio de cuatro días en Estados Unidos.

En tanto, el precio del petróleo para los contratos con entrega en junio cotizó por debajo de los 12 dólares, el valor más bajo desde 1999.

Este lunes, el petróleo crudo de la variedad WTI había cerrado a un precio negativo en Nueva York por primera vez en su historia, en los contratos para entrega en mayo, como consecuencia de la abultada extracción y la falta de depósitos de almacenamiento tanto en las plantas productoras, en los ductos, en las destilerías, como en las bodegas de los supertanques y la caída de la demanda por la pandemia del coronavirus.

La brusca caída de los hidrocarburos está asociada a varios factores entre los que se encuentran la guerra de precios entre los países productores nucleados en la OPEP y aquellos que están fuera del cartel, liderados por Rusia, y que entrará en una frágil tregua en mayo y en junio, con un recorte en la producción de unos 8,5 millones de barriles diarios.

Pero también influye el incremento de la producción de petróleo no convencional o "shale oil" en los EE.UU. que colmó todas las plantas de almacenamiento disponible en ese país.

La demanda física de crudo ha disminuido sensiblemente, creando un exceso de oferta mundial a medida que miles de millones de personas se quedan en casa para frenar la propagación del nuevo coronavirus.

Las refinerías están procesando mucho menos crudo de lo normal, por lo que cientos de millones de barriles han ingresado a las instalaciones de almacenamiento en todo el mundo. Los comerciantes han contratado buques para anclarlos y llenarlos con el exceso de petróleo, alcanzando un récord de 160 millones de barriles que se encuentran en los supertanques.

Temas