-

-

-

-

Redes feministas que no descansan en cuarentena: acompañamiento como la clave para sobrellevar el encierro

Por: Laura Guarinoni
23 de abril de 2020

Pese al aislamiento social, las redes de autocuidado feministas están más activas que nunca. Desplegaron nuevas estrategias y herramientas para asistir a quienes están en situaciones de vulnerabilidad, adultos mayores, madres solteras y a la comunidad trans, entre otros.

Con la propagación del coronavirus y la cuarentena obligatoria, el mundo cambió por completo y con él también las maneras de relacionarnos: por un lado la tecnología mediatizó la mayoría de los vínculos y por otro, la proximidad comenzó a ser protagonista, nuestros vecinos comenzaron a ser clave para no estar tan solos. En este contexto, pese al encierro y a las distancias, las redes de autocuidado feminista se reforzaron y cumplen hoy un rol fundamental allí donde el Estado no llega.

Acompañar virtualmente a personas que necesitan hacer trámites, a quienes quieren abortar en el contexto de encierro, colaborar con los madres solteras que no pueden salir a hacer compras o con las personas trans-travestis en situación de emergencia, informar y realizar un acompañamiento médico, legal o psicológico virtual gratuito son algunas de las tareas que llevan adelante estas redes solidarias.

Minutouno.com habló con varios espacios y organizaciones feministas, algunos que ya existían y otros que se crearon producto del aislamiento obligatorio, para conocer las estrategias que desplegaron producto de una situación inédita en nuestra historia reciente por la que estamos transitando.

Voluntariado para acompañar a las madres solteras

Abofem Argentina es una asociación civil de abogadas feministas cuyo objetivo es “empoderar a la mujer desde el derecho”. Es la primer asociación de este tipo de carácter Internacional. Nació en Chile y pronto cruzó la cordillera para instalarse en nuestro país en 2018. Acostumbradas a ir a tribunales y que su actividad esté en la calle, las abogadas debieron modificar por completo sus tareas diarias con la cuarentena y volcaron todo su trabajo a la virtualidad. Comenzaron a informar casi diariamente en sus redes los movimientos de la justicia, las prórrogas de medidas cautelares e incluso sobre los permisos para poder circular. También realizan charlas virtuales y capacitaciones.

“Nuestra actividad cambió rotundamente. Hoy nos concentramos más en lo que son las redes sociales, antes no teníamos tiempo porque estábamos todo el tiempo trabajando en la calle y dando capacitaciones”, explicó a minutouno.com Melisa García, una de las fundadoras de Abofem Argentina.

voluntariado abofem.jpg

En tiempos previos a la cuarentena, el caudal de consultas que recibían las abogadas eran principalmente sobre cuestiones de familiares - regímenes comunicacionales, alimentos- y sobre situaciones de violencia de género. A partir del aislamiento, comenzaron a recibir en su mayoría consultas del ámbito laboral. “Hay muchas persona preocupadas por sus puestos de trabajo, de no cobrar y quienes tienen trabajo informal necesitan aún mayor asesoramiento”, contó García.

Además de su trabajo habitual, Abofem lanzó una iniciativa a partir del aislamiento obligatorio destinada a asistir a aquella mujeres que se encuentren solas o al cuidado de sus hijos para que reciban colaboración y puedan proveerse de alimentos, pañales, medicamentos, etc. sin salir de su casa. En el primer día se anotaron 50 voluntarios. “Surgió como una propuesta de una de nuestras colaboradoras que tiene llegada a grupos de madres solteras. Varias le comentaron que tenían dificultades cuando salían a la calle porque las insultaban o no las querían aceptar en los super o mini mercados porque estaban con sus hijos chiquitos.Nos transmitieron esta preocupación, planteamos crear un voluntariado y la verdad que la repercusión fue sumamente enriquecedora”. La iniciativa funciona hasta el momento en todos los barrios de Ciudad de Buenos Aires, y en gran parte de la Provincia, así como en Rosario y en Córdoba. Se trata de los lugares donde llegó la demanda de colaboración y la idea es que siga ampliándose.

García consideró que cuesta que las mujeres que necesitan asistencia acudan a la campaña porque existe muchas veces “cierta costumbre o normalización que tenemos las mujeres de no delegar el trabajo porque está todo concentrado en nosotras y cuesta romper ese esquema”

Si sos madre soltera o necesitás ayuda podés enviar un mail a Abofem con el asunto “necesito voluntarie” a abofemargentina@gmail.com.

El Teje Solidario

Poco después de que se decretara la cuarentena obligatoria, los docentes y la comunidad que forma parte del Bachillerato Popular Travesti Trans Mocha Celis se organizaron para responder a las necesidades más básicas y urgentes de las personas trans y crearon el Teje Solidario, una red de cuidados para quienes estén en situación de emergencia.

El Mocha Celis es una escuela pública inclusiva de gestión social que funciona desde 2011 ubicado en el barrio de Chacarita en la Ciudad de Buenos Aires pensado para saldar “la histórica exclusión sufrida por las personas travestis, transexuales, transgéneros de sus derechos a la educación, el trabajo, la salud y la vivienda”.

Justo antes de que se decretara el aislamiento, la institución enfrentaba una situación adversa ya que no tenían el suficiente dinero para cubrir los gastos de las instalaciones y el de los sueldos docentes. El ministerio de Educación porteño no quiso reconocer el financiamiento integral del colegio por ser un espacio de autogestión.

Manu Mireles, Secretaria académica y docente del Bachillerato contó a minutouno.com que el Teje Solidario surgió porque cuando comenzó la cuarentena decidieron contactar a tres estudiantes para ver cómo estaban, cómo iban a pasar el encierro, y éstas les contaron que tenían comida sólo para dos días.

teje solidario.jpeg

“Frente a eso publicamos en las redes sociales que todas las personas travestis y trans que estuviesen en una situación comprometida o de emergencia, o que necesitan compañía y apoyo, nos avisaran. Fue increíble porque en una semana ya eran 500 sólo en Ciudad y provincia de Buenos Aires”, recordó.

Lo llamaron Teje porque fue la estructura natural a esta necesidad que surgió de dar y recibir cuidados. Entonces, relevaron a la población travesti y trans que necesitaba alimentos, medicamentos, abrigo, asilo y también apoyo psicológico; y por otro lado, invitaron a personas que quisieran participar de la red. Pueden sumarse de dos maneras, por un lado donar por una única vez un monto de plata. Por otro participar como voluntarios permanentes, los llamaron “xandrino” -la x sustituye a la palabra padrino o madrina para no caer en una lógica binaria- que colaboren con un monto mensual. Lo interesante además es que en ocasiones a quienes se contactan para ayudar los contactan con una o más personas trans que cerca y los ponen en contacto. Se puede colaborar con tiempo además de con dinero.

“El tejido solidario no es una red solamente de distribución de alimentos o productos, de necesidad básica, de limpieza y medicamentos, es sobre todo una red afectiva, de contención. Nos interesa que las compañeras travestis y trans sepan que tienen vecinos en todos los barrios, que tienen registro de su humanidad, que saben quiénes son con los que pueden tener vínculos afectivos”, destacó.

El colectivo trans travesti es uno de los más golpeados con la situación actual de paralisis económico a partir del aislamiento social. La situación crítica de una gran catidad de personas trans y travestis se profundizó ya que muchas ejercen la prostitución o tienen trabajos precarios que se suspendieron. “Hay compañeras que han sido perseguidas por la policía, por ejemplo, la zona de Constitución, hay familias enteras en la calle, otras que nos han escrito porque tienen dos días que no comen o que tienen problema para conseguir la medicación y no saben cómo tramitarla".

Si te interesa ser Xadrine de Urgencia podés escribirles al 011 6353 2927 o al 011 6443 6950. Para colaborar por MercadoPago desde la app enviá dinero a maryanne.lettieri@gmail.com y mediante transferencia bancaria al CBU: 0000003100082842108579.

Red de Autocuidado Feminista en Cuarentena

Sobre la base de redes de mujeres que se fueron construyendo durante años, surgió la red de Autocuidado Feminista en Cuarentena. A través de un grupo de Facebook cerrado, que cuenta con más de 4000 integrantes, mujeres, lesbianas y disidencias se puede acceder a la asistencia de psicólogas, enfermeras, abogadas, pediatras, médicas, ginecólogas, puericultoras, odontólogas, gestoras entre otras profesionales que se articularon voluntariamente para brindar servicios a quienes lo necesitan.

Atienden online o por teléfono y en caso de urgencia tienen permiso de circulación. También colaboran con quienes necesitan ayudas para realizar trámites online, apoyo escolar virtual y realizan acompañamiento a las que comienzan a maternar en este contexto.

red de autocuidado fem.jpg

Lola Cufré, que junto a Jazz Castello y Valeria Donato impulsaron y coordinan la Red, contó a minutouno.com que la idea surgió a partir de su propio trabajo como enfermera de cuidados paliativos. La red empezó siendo entre enfermeras y cuidadoras domiciliarias pero pronto se sumaron más profesionales y hoy son 200 quienes prestan su servicio.

”Entendimos la necesidad de empezar a activar esas redes ya que el Estado, que ya tenía falencias estructurales, no iba a poder tener la capacidad de aguantar todo lo que venía y estaba bueno poder ser parte de la ayuda”, contó.

Las consultas que circulan en la Red son muy variadas y están activas las 24 horas: desde consultas por trámites, permisos relacionados con cuidado hasta la necesidad de medicamento, alimentos específicos, asistencia médica y otras. Hay mamás primerizas que están solas y desbordadas por la situación de encierro que reciben la asistencia telefónica de otras madres y de policultoras.

“Encontramos que muchas tienen carencia de alimentos y de medicamentos para los tratamientos de salud. Las compañeras que ya estaban en situación de vulnerabilidad quedaron más expuestas en este contexto”, dijo Cufré. La red recibe aportes económicos para comprar esos productos para quienes lo necesitan.

La red también funciona el territorio próximo donde circulan sus integrantes, en los propios edificios asistiendo a adultas y adultos mayores y maternidades en situación de vulnerabilidad. Le hacen las compras del supermercado y les alcanzan los medicamentos. La idea es que llegue a todas las mujeres. Por el momento, están en ciudad de Buenos Aires pero están articulando con profesionales de todo el conurbano, Catamarca, de Tucumán, Bahía Blanca, La Plata, Mar del Plata, Rosario y Entre Ríos

Para colaborar con la Red de Autocuidados Feminista se pueden hacer donaciones por Mercadopago: CVU 0000003100015079442714 /Alias: red.autocuidado /Mail: valeria_donato@yahoo.com

Acompañar a abortar en la cuarentena

Desde 2012, la organización Socorristas en Red acompaña a mujeres y otras personas gestantes a abortar con medicamentos en el hogar. Dan información sobre abortos seguros con medicamentos, siguiendo las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud y su principal objetivo es que quienes pasen por el proceso no se sientan solas. Sólo durante el 2019, las Socorristas acompañaron 12.845 abortos seguros en todo el país. Además de brindar contactos de las socorristas distribuidas a lo largo y ancho del país, cuentan con una app llamada “Socorro! Quiero Abortar” que brinda una lista de teléfonos conforme un sistema de geolocalización.

socorristas aborto cuarentena.jpg

Ruth Zurbriggen, miembro fundadora de las Socorristas y militante de La Revuelta, contó que a partir del aislamiento debieron ponerse "más creativas" y pensar nuevas estrategia frente a nuevas preguntas: ¿y ahora qué vamos a hacer? ¿podemos seguir haciendo? ¿cómo vamos a seguir?. "La pregunta por el cómo en una red que hace del encuentro cara a cara un modo de hacer nos estalló y diría que nos angustió también. El cómo hacer para no abandonar, el cómo hacer en una red que por día en promedio se 2019 se encontró con 39 mujeres con necesidad de abortar", destacó.

Desde Socorristas hacen valer la definición que dieron desde el propio Ministerio de Salud de la Nación acerca de que el acceso a Interrupciones Legales de Embarazos y a los métodos anticonceptivos deben garantizarse siendo parte de los servicios esenciales en el sistema de salud.

Durante la cuarentena siguen implementando la sistematización que elaboraron en 2019, allí están los pasos a seguir de quien se acerca a la organización para abortar. Sin embargo, con el encierro debieron implementaron nuevas estrategias como realizar encuentros virtuales y talleres mediante videollamadas. Previamente una de las socorristas dialogo con quien decida participar para que se sienta con confianza para participar. Luego, durante el proceso de aborto se acompaña telefónicamente a la mujer o persona gestante como se solía hacer.

Si querés comunicarte con las Socorristas podés contactarlas en sus redes sociales o ingresa a su web: www.socorristasenred.org. Para descargate la app: https://play.google.com/store/apps/details…

socorristas aborto cuarentena2.jpeg

"Si sin la cuarentena hemos dicho toda vez que pudimos que cada aborto es un mundo, ahora decimos cada aborto es un mundo y un mundo incierto también", aseguró Zurbriggen, quien además contó que en el último mes se sumaron muchas compañeras, "incluso de personas que abortando en cuarentena acompañadas por una colectiva socorrista se ofrecen para ayudar en algo. Hay mucho por hacer y hay muchas ofreciendo lazo para hacer y eso permite que estemos cerca".

Visibilizar las políticas públicas y acompañamiento online

Liderar Mujer surgió en 2019 como un acompañamiento de las políticas públicas dirigidas a las mujeres. Se trata de un colectivo multidisciplinario de abogadas, sociólogas, contadoras, lingüístas, psicólogos sociales, que trabajan desde una mirada feminista transversal para visibilizar las políticas públicas que hoy se están llevando adelante desde el Ministerio de las mujeres, géneros y diversidades y otras dependencias públicas.

"Empezamos a ver que más allá de la cuestión de la violencia intrafamiliar, hay una violencia normativa, creemos que hay un machismo oculto, sustanciado, no normativo desde el punto de vista laboral. Por ejemplo, tenemos todavía desde los discursivo y después en la práctica, licencias por maternidad, no licencias por nacimiento. Y eso no es menor a la hora de analizar después la problemática de la mujer en el acceso al empleo y todas las desigualdades que conllevan el acceso a la vivienda, el acceso a determinados créditos, a acceder a determinado circuito financiero y consecuentemente, entendemos que hay una violencia que tiene que ver con esta desigualdad concreta de la mujer y reducirla a una cosa, a un sujeto de cuidado simplemente, y que para colmo es un trabajo que no está remunerado", explicó a este medio Noelia Lezcano, una de las fundadoras del espacio.

liderar.jpg

Desde sus inicios, Liderar Mujer trabaja en circuitos online, articula con otras organizaciones, redes de asuntos políticos y sobre todo. "El aislamiento nos obliga a asesorar de forma online y buscar las distintas alternativas en las redes para informar a las mujeres que estén padeciendo violencia y que estén conviviendo con su agresor. Tratar de ayudar a canalizar todos estos circuitos institucionales de la política pública del Ministerio de la Mujer y acompañar a a consolidar ese camino de verificación. Dimos nuestros celulares, nuestros correos y nuestras redes, y estuvimos difundiendo una campaña importante sobre el asesoramiento virtual", contó Lezcano.

Liderar Mujer lanzó un acompañamiento psicológico online gratuito para quienes necesiten durante el contexto de encierro. Si bien estaban trabajando en proyectos de formación, asesoramiento y campañas informativas todo cambió cuando se decretó la cuarentena obligatoria y la prioridad en estos días es asesorar de forma telefónica y acompañar todas aquellas mujeres que padecen violencia intrafamiliar, pero además a quienes están abarrotadas con las tareas de cuidado. "La situación pone en valor aún más al trabajo no remunerado que tenemos muchas de las mujeres, más allá de nuestra actividad típica aboral".

Temas