-

-

Hacen delivery de buñuelos: les robaron en plena cuarentena

24 de abril de 2020

Un restaurante de Colegiales que se convirtió en delivery para mantenerse durante la cuarentena sufrió un robo. Se llevaron tres días de recaudación.

Las hermanas Raquel y Mariana Tejerina abrieron Catalino con la intención de volver a la tierra, de alimentar con ingredientes nobles, agroecológicos y novedosos, o que habían caído en desuso y pusieron de nuevo sobre la mesa. La cuarentena obligatoria las hizo convertir su restaurante en Colegiales en una "buñuelería" vía delivery para no tener que cerrar, pero hace dos días fueron víctimas de un robo.

"Salí de trabajar y apareció una moto y me robó la mochila donde tenía el celular del negocio, la recaudación de tres días, porque tenía que pagar a proveedores, y todas mis cosas personales", le contó Raquel a minutouno.com. El resultado fue un dedo quebrado y la pérdida de fondos que costaron mucho producir en el contexto actual de cuarentena.

Las Tejerina incluso se quedaron sin Whatsapp para tomar pedidos, así que avisaron por el perfil de Instagram y Facebook de Catalino, ambos @catalinorestaurant, que las redes sociales son su único medio de comunicación hasta nuevo aviso.

"Abrimos ayer después del robo. No queremos que nos detengan", explicó Raquel.

Embed
La cocina sincera de Catalino sigue abierta durante la pandemia de coronavirus

"Es muy triste porque muestra la falta de empatía del ser humano en este momento, cuando la naturaleza nos pide que seamos empáticos con la tierra, con el planeta, y no podemos serlo entre nosotros. Eso es lo más triste de esta situación", reflexionó la chef tras el episodio en medio de la pandemia de coronavirus.

El menú de Catalino siempre se centró en la "cocina sincera", un término que mutó por el contexto actual como también mutaron muchas otras cosas en la vida cotidiana de la población de todo el mundo.

"La transformación a buñuelería tiene que ver con lo que creemos que hay que hacer en este momento. Un cambio. Volver a los orígenes, a la cocina simple. Volver al alimento usando todo, pocos ingredientes, consumiendo menos", expresó Raquel, quien advirtió que "lo que pasa ahora en el planeta, esta pandemia, es obra del condumo desmedido".

"Hay que parar de consumir tanto y escuchar lo que necesita el planeta, la madre tierra. En este sentido pensamos los buñuelos como una comida de post guerra", señaló Raquel, que aboga por "una cocina simple, de origen, con productos agroecológicos y de productor directo".

Temas