-

-

-

Vuelve el barril "criollo" de petróleo a u$s45 para sostener la producción y a cambio de despidos

07 de mayo de 2020

La medida contó con un fuerte respaldo de YPF, provincias y sindicatos. Estará vigente del 1 de mayo al 31 de diciembre de 2020 y busca atraer inversiones, mantener empleos y evitar importaciones. No participó de la reunión Guillermo Nielsen.

El presidente Alberto Fernández firmará este jueves un Decreto de Necesidad Urgencia para reinstalar en la Argentina el barril de petróleo ‘criollo’ a u$s45. Con la medida buscan dar mayor certidumbre a las inversiones en el sector de los hidrocarburos que puedan superar la pandemia de coronavirus y evitar al mismo tiempo la posibilidad de tener que importar crudo a mediano plazo y realizar despidos.

El regreso del barril criollo pretende mantener la producción en los niveles de 2019, se estima un 65% - 75% este año para asegurar la provisión de petróleo crudo a nivel nacional, y así minimizar el impacto sobre las economías regionales y la mano de obra asociada a la industria hidrocarburífera, según confirmaron fuentes oficiales y privadas a Ámbito Financiero.

Por su parte los sindicatos petroleros ya aceptaron reducción de salarios al 75% y se registraron decenas de suspensiones, principalmente en el shale. En la actualidad hay más de 10.000 puestos de trabajo en peligro.

Así, el Gobierno llegó a un acuerdo con las empresas petroleras para evitar de esta manera que haya más de 10 mil despidos en la Patagonia y para que lentamente se vayan reactivando los pozos y las fracturas en Vaca Muerta.

El miércoles por la tarde el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, mantuvo un encuentro virtual - a su lado se sentó el recientemente designado CEO de YPF, Sergio Affronti,- con directivos de las principales petroleras del país, y les explicó que “la idea es tener un precio de referencia que evite que los proyectos que en la Argentina están en funcionamiento, aún con bajo nivel de actividad, no terminen de cerrarse bajo un escenario negativo”. No participó del encuentro el presidente de YPF, Guillermo Nielsen.

En el Gobierno miran a futuro, "si no lo hiciéramos el gran peligro es que cuando la actividad se normalice y los precios vuelvan al alza, no tengamos la producción en pie y debamos importar petróleo, por eso buscamos dar certidumbre hacia adelante", agregó el funcionario.

El referencial internacional Brent perdió un 4% a u$s29,72 el barril, tras haber subido en las seis sesiones anteriores. El West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) cedió un 2,3% a u$s23,99 luego de dispararse un 20% el martes pasado.

Según el DNU, el precio de u$s45 es el que se le deberá pagar a productores. Se espera una cláusula que habilita a la Secretaría de Energía de Sergio Lanziani a asignar cupos de compra para cada refinería y a qué productora.

La media del barril ‘criollo’ tuvo un fuerte apoyo de los gobernadores de las provincias petroleras, como Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz; también de los sectores privado y sindical. Fuentes con conocimiento de la negociación destacaron las gestiones de la petrolera no integrada Vista OIL&Gas, de Miguel Galuccio, quien ya había instalado un barril criollo cuando fue presidente de YPF, durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

Las petroleras integradas, como YPF y Pan American Energy (PAE), sentirán el efecto de la medida, también las refinadoras. Las compañías pagarán a las provincias regalías por u$s45 cuando sus ventas son por menos de u$s30. PAE, Trasfigura (Puma) y Raizen (Shell), tres grandes jugadores del rubro, intentaron morigerar estas diferencias sin éxito, ya que querían cerrar por un barril a u$s35.

El fuerte respaldo de YPF a la política energética nacional es la primera acción de Sergio Affronti como nuevo CEO, designado el 4 de mayo. En simultáneo, el contador ya trabaja en el refinanciamiento de vencimientos por u$s 1.880 millones y $ 22.609 millones en emisiones locales e internacionales dentro de los próximos 12 meses. En la videoconferencia con las petroleras Affronti estuvo sentado al lado de Kulfas. "Es una medida importante tomada por el Gobierno", dijo.

Desde la petrolera estatal se mostraron comprensibles con la situación que atraviesa el país por la pandemia y aseguraron que “entendemos la necesidad y con esfuerzo acompañamos toda la industria. Para nosotros el tema del barril criollo es un gran esfuerzo, pero entendemos la necesidad”. Este apoyo de la petrolera de bandera resulta mucho más valorable si se tiene en cuenta la pesada herencia de números rojo que dejó la gestión macrista.

El barril criollo estará vigente desde el 1 de mayo y hasta el 31 de diciembre de 2020, con posibilidad de revisión cada tres meses, a cargo de la Subsecretaría de Hidrocarburos. Si la cotización del petróleo Brent supera los u$s 45 durante 10 días consecutivos, el precio del barril criollo queda suspendido.