-

Una empleada del tren de Londres murió por coronavirus después de que un pasajero la escupiera

13 de mayo de 2020

La mujer tenía problemas respiratorios, dejó de trabajar y murió tres días después de ser hospitalizada. La muerte disparó el debate sobre la seguridad laboral en Reino Unido.

Belly Mujinga tenía 47 años y trabajaba en la venta de tickets en la estación Victoria del tren de Londres. En marzo, mientras hacía su trabajo, se contagio de coronavirus de una manera insólita y murió: un hombre que afirmó tener Covid-19 escupió y tosió sobre ella y un colega.

"Estaban en el vestíbulo cerca de la taquilla cuando fueron atacados por una persona que les escupió", explicó el el sindicato de transporte TSSA en un comunicado. "El hombre tosió sobre ellos y les dijo que tenía el virus", agregaron.

estación-victoria-londres
La mujer fue atacada en la estación Victoria por un hombre que tenía coronavirus

La mujer fue atacada en la estación Victoria por un hombre que tenía coronavirus

Mujinga tenía problemas respiratorios dejó de trabajar pero su estado siguió agravándose y el 2 de abril fue hospitalizada, le pusieron un respirador, pero murió el 5 de abril. "Era una buena persona, una buena madre y una buena esposa", lamentó su esposo, Lusamba Gode Katalay.

La muerte disparó el debate sobre la seguridad laboral en Reino Unido.

La Policía Británica del Transporte (BTP) abrió una investigación para la que solicita la colaboración ciudadana. "Es despreciable atacar de esta manera a un trabajador esencial que está al servicio de los viajeros", dijo el portavoz del primer ministro Boris Johnson.

El secretario general de TSSA, Manuel Cortés, considera que Mujinga es "uno de los demasiados trabajadores de primera línea que han perdido la vida por el coronavirus". El sindicato pide que las familias de todos los trabajadores muertos debido a la Covid-19 reciban una compensación gubernamental que hasta ahora se reserva para los trabajadores sanitarios.

Cortés cuestionó si la compañía de ferrocarril Southern Railway hizo lo suficiente para proteger a sus empleados frente al virus. "Nos tomamos muy en serio cualquier acusación y estamos investigando estas reclamaciones", afirmó por su parte Angie Doll, directora general de Southern Railway.

Temas