-

-

Luján: éste era el jardinero descuartizado por un escribano

14 de mayo de 2020

"Lo encontré robando", afirmó el asesino de Miguel Alejandro Pereyra cuando la policía lo detuvo a orillas del río Luján mientras se deshacía del cuerpo.

Un escribano de Morón quedó detenido el miércoles de esta semana a orillas del río Luján, en esa localidad bonaerense, cuando intentaba deshacerse del cuerpo descuartizado de Miguel Alejandro Pereyra, un jardinero de 42 años a quien el hombre aseguró que encontró "robando".

Ricardo Ignacio Baladía, de 56 años, tendrá que darle muchas explicaciones a la fiscal Mariana Virginia Suárez, de la Unidad Funcional de Instrucción 10 descentralizada de Luján, pero en principio le declaró a los efectivos policiales: "Lo maté a balazos y lo decuarticé porque lo encontré robando".

miguel alejandro pereyra.jpg
Un escribano de Morón mató y descuartizó a un jardinero: lo hizo tirar en el río Luján

Un escribano de Morón mató y descuartizó a un jardinero: lo hizo tirar en el río Luján

Todavía no está claro si Pereyra, que tenía su domicilio en Castelar, era el jardinero de Baladía en su escribanía en Morón. Sus declaraciones a los efectivos policiales no tienen validez legal.

La policía encontró a Baladía en el momento en que se disponía a tirar una valija en el ex balneario público del río Lujan. El escribano había dejado su BMW plateado estacionado detrás del restaurante Recreo Colonial, ubicado en Salveire y Mitre, y eso llamó la atención de los efectivos.

Baladía tenía las manos ensangrentadas, y en su poder guardaba todavía el DNI de Pereyra y US$20.700, que sería el botín que le costó la vida al jardinero.

jardinero adentro.jpg
El escribano le confesó el crimen a los efectivos policiales que lo detuvieron

El escribano le confesó el crimen a los efectivos policiales que lo detuvieron

A primera hora de este jueves se hizo un allanamiento en l escribanía ubicada en la calle Almirante Brown 1085 de Morón, donde los peritos encontraron manchas de sangre y un cuchillo que fue secuestrado.

Baladía quedó detenido y alojado en el calabozo de la comisaría 1ra de Luján mientras la fiscal Suárez ordenó el allanamiento en su escribanía así como también la preservación de la escena donde iba a descartarse el cuerpo, y un rastrillaje con buzos tácticos en el río Luján para verificar que no haya más restos humanos.

Temas