-

-

-

"Lo llamaron de España y Japón": Alejandro canta el tango como ninguno y se volvió viral mientras está en situación de calle

Por: Mariano Martín Fernández
17 de mayo de 2020

El dueño del lugar en el que pasa la cuarentena lo grabó y su estilo recordó a Julio Sosa en las redes sociales. Tiene ofertas para después del aislamiento.

"Un hombre o una mujer inteligente nacido o nacida en la pobreza no tiene las mismas posibilidades que un mediocre nacido en la riqueza", postuló el presidente Alberto Fernández derribando el discurso de la meritocracia que enarbolaron los seguidores de su antecesor, Mauricio Macri, a quien derrotó en primera vuelta en octubre de 2019. El axioma del jefe de Estado bien puede aplicarse a Alejandro que canta el tango con un caño en la voz que nada tiene que envidiarle a Julio Sosa, sin embargo se encuentra en situación de calle por falta de trabajo ante la cuarentena por el coronavirus.

El caño que Alejandro Reyna tiene en la voz recuerda a "El barón del tango". Así lo comentaron los que vieron el video que se hizo viral en las redes sociales. Se lo ve acodado en la barra de la pizzería "La Paz", un clásico reducto del barrio porteño de Mataderos, comienza a cantar una versión personal de "De puro curda", un tangazo de Abel Aznar.

Alejandro Reyna - Tango

Y a mi, qué me importa que diga la gente

que paso la vida en un mostrador.

Por eso no dejo de ser bien decente,

no pierdo mi hombría ni enturbio mi honor.

Fraseó con una fuerza en su registro vocal absorviendo la música que pasó a ser de fondo.

"Ayudá compartiendo el video. Demos una mano. Una voz como la de él no puede caer en desgracia", clama el subtitulado del viral que rotó por decenas de cuentas de Twitter y grupos de WhatsApp. El cantante vive de prestado en ese salón gastronómico a la espera de la reapertura cuando se levante el aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus.

"LO LLAMARON DE ESPAÑA Y JAPÓN"

Ramón es el dueño de la pizzería "La Paz" y de otros comercios gastronómicos de la zona que frecuentan los matarifes y manda Nueva Chicago. Le contó a minutouno.com la génesis y los efectos del viral.

"Yo estaba pintando el local y lo filmamos a Alejandro cantando. Se lo pasé a un amigo y llegó a las redes. Lo llamaron de España y Japón para cantar. Cuando esto termine le va a cambiar la vida", describió quien le brinda alojamiento a Alejandro Reyna.

Alejandro Reyna tiene 59 años y hasta que comenzó la cuarentena cantaba en los locales de Ramón. Tras el show con sun incomparable voz, cuidaba los coches de los comensales a cambio de una propina con la que pagaba una pieza en un hotel. Con los restaurantes cerrados por la pandemia, fue desalojado. Hace unos meses sufrió un infarto por lo que no puede realizar trabajos que impliquen un riesgo para su salud. El aislamiento lo dejó en situación de calle.

"Le presté un local vacío para que duerma, se bañe y esté a resguardo durante la cuarentena", describió Ramón quien se erigió en community manager ya que le abrió una cuenta de Instagram.

Gracias a todos por tanto cariño
View this post on Instagram

Gracias a todos por tanto cariño

A post shared by Alejandro reyna (@alejandroreynaok) on

COMO EL "GOLDEN VOICE"

En 2010, Ted Williams, un ex locutor de radio, fue grabado por un periodista del Columbus Dispatch pidiendo dinero en los semáforos. Posteó el video en YouTube y su vida dio un giro de 180 grados para siempre. Fue voz de Kraft Food, MSNBC, Pepsi y Coca Cola. El "golden voice" pasó de ser un homeless a ser la voz de grandes marcas y empresas.

Ted Williams: A homeless man with a golden voice

Mientras tanto, Alejandro Reyna, el protagonista argentino del viral del momento sigue a la espera de que reabran los comercios para volver a cantar. Quien se haya conmovido con su voz y esté en condiciones de ayudarlo, puede llamarlo al 11-5667-4286. Quizás su vida también cambie para siempre.