El Senado estadounidense aprobó este miércoles un proyecto de ley que propone impedir a empresas chinas cotizar en la Bolsa de valores de Estados Unidos. El objetivo es también que estas compañías tampoco logren juntar dinero de inversores norteamericanos sin cumplir con las normas de regulación y auditoría del Gobierno.